the-verve.info

Uncategorized

15 cualidades imprescindibles de un buen líder

Piense en un gran líder, ya sea en el escenario público o en su vida personal. ¿Por qué te destacan? Debería ser bastante fácil encontrar cualidades que los conviertan en buenos líderes.

Ahora piense en alguien que no sea un gran líder. Las cualidades que acaba de mencionar (honestidad, integridad, positividad) quizás no se apliquen a esta persona.

Si bien la habilidad, el conocimiento y el talento son necesarios para llegar a la cima, los mejores líderes exhiben habilidades blandas que los ayudan a liderar, no solo a supervisar. Son las personas para las que no solo desea trabajar, sino también emular en su viaje de liderazgo.

¿Cómo puedes convertirte en un gran líder tú mismo? Esta lista contiene 15 cualidades imprescindibles de un buen líder en las que debería estar trabajando ahora mismo.

1. Escuchar

Demasiadas personas en este mundo hablan y hablan, sin apenas recuperar el aliento. A veces escuchan a otros, pero solo lo suficiente como para encontrar una respuesta.

Debido a que tienden a ser personas ocupadas, los líderes son susceptibles a esto. Puede ser difícil escuchar a los demás cuando estás en una posición más alta. Los verdaderos líderes están dispuestos a escuchar a las personas inteligentes sin importar el título de su trabajo.

Escuchar también ayuda a resolver problemas en lugar de empeorarlos. Escuchar a los empleados cuando expresan sus preocupaciones puede ayudarlo a abordarlas en lugar de fabricar una disculpa que no ayuda a nadie.

2. Enseñanza

Los líderes pobres por defecto castigan cuando se cometen errores. Pero esto hace poco para ayudar al desarrollo y mucho para dañar la moral.

Los buenos líderes son maestros. En un estudio de 10 años, un profesor de Dartmouth descubrió que una de las cosas más importantes que separaba a los gerentes estrella de sus compañeros era su énfasis en la capacitación.

Convertir un error en una experiencia de enseñanza genera crecimiento. Si bien es cierto que es necesario abordar los errores, ayudar a otros a comprender sus errores y realizar los cambios necesarios es una manera mucho mejor de construir un acuerdo.

3. Empatía

La empatía es la capacidad de ponerse en el lugar del otro. Es una de las cualidades más importantes pero pasadas por alto de un buen líder.

Los líderes empáticos pueden considerar las decisiones desde múltiples puntos de vista, lo que les permite tomar mejores decisiones que aquellos que no pueden ver las cosas desde la perspectiva de los demás.

Los líderes con empatía atraen naturalmente a miembros talentosos del equipo. Todos quieren trabajar para alguien que les brinde apoyo y ayuda cuando las cosas no salen como ellos quieren. Incluso cuando se deben tomar decisiones difíciles, los líderes empáticos se aseguran de que nadie se sienta excluido.

Para comprobar su empatía, pregúntele a su equipo. De acuerdo con un estudio de investigación anual de líderes de pequeñas empresas, solo el 36% de los encuestados sintieron que estaban cuidando «muy bien» a sus empleados, pero casi la mitad de sus empleados dijeron que se sentían bien atendidos. Si los demás piensan que eres empático, probablemente lo seas.

4. Paciencia

Las mejores decisiones no se toman con prisas. Un buen líder se toma el tiempo para pensar bien las cosas antes de tomar una decisión. Un líder que pierde los estribos empeorará una mala situación casi siempre.

Para practicar la paciencia:

  • Oblígate a esperar. En lugar de pedir comida, ve a la tienda y espera en la fila. En lugar de elegir el restaurante sin cola en el drive-thru, vaya al que desee, que probablemente también le guste a otros, y espere una comida mejor.
  • Meditar. Cuando se sienta abrumado, busque un espacio tranquilo. Simplemente siéntate y escucha tu respiración. Observe cuánto más a gusto se sentirá.
  • Iniciar un proyecto a largo plazo. Los grandes logros no suceden de la noche a la mañana. Comience un proyecto apasionante que pueda ver crecer con el tiempo.
  • Invierte en alguien nuevo. Nadie se convierte en un empleado estrella de la noche a la mañana. Para el próximo puesto vacante en su equipo, elija a alguien que le prometa que cree que puede sacar lo mejor de sí mismo. Disfrute el proceso de ayudarlo a crecer.

5. Motivación

Los empleados rara vez están tan motivados como los gerentes y los dueños de negocios. A menudo, necesitan el aliento de sus líderes para ayudarlos a seguir adelante. De lo contrario, el estrés del trabajo puede provocar agotamiento, algo con lo que más de las tres cuartas partes de los empleados dicen que luchan.

Un buen líder puede mantener a su equipo motivado incluso en los momentos más difíciles. Hacen esto primero manteniéndose motivados y luego transfiriendo esa energía a los demás. Inspirar motivación en los demás requiere resistencia mental, madurez y aplomo.

6. Comunicación

Algunos líderes son excelentes en la comunicación uno a uno, mientras que otros se especializan en apariciones públicas. Diferentes situaciones requieren experiencia en diferentes tipos de comunicación, pero todos los buenos líderes dominan al menos uno de ellos.

La comunicación se puede dividir en las siguientes categorías:

  • Comunicación escrita. Explicar los detalles por correo electrónico o en Slack es una habilidad importante para los gerentes.
  • Hablar en público. Poder hablar con un grupo grande es crucial para las reuniones de equipo, la capacitación y más.
  • Conversación uno a uno. ¿Cómo maneja las conversaciones uno a uno con sus empleados y colegas? Aquí es donde los líderes marcan la pauta.
  • Comunicación no verbal. La comunicación no verbal incluye expresiones faciales y lenguaje corporal. A menudo, esta forma de comunicación habla más alto que cualquier palabra o frase.

La comunicación es la forma en que los líderes hacen todo, desde delegar tareas hasta inspirar a los miembros de su equipo. Ya sea que desee administrar o desarrollar una estrategia organizacional, concéntrese en la forma más relevante para usted.

7. Integridad

Los líderes son influenciadores. La integridad es una de las cualidades vitales de un buen líder. Puede ser tentador usar ese poder para beneficio personal, pero un líder egoísta o deshonesto nunca construye un gran equipo. Un buen líder tiene integridad, lo que significa que ejerce el control solo de manera que beneficie al equipo en general.

Las personas se adhieren a los líderes con integridad en las buenas y en las malas. Confían en que el líder hará todo lo que esté a su alcance para mejorar la situación del equipo. Estos líderes entienden que la confianza es difícil de construir y extremadamente fácil de romper.

8. Humildad

Por múltiples razones, los líderes humildes son difíciles de encontrar. Con demasiada frecuencia, los que están en la parte superior de la escala corporativa usan su posición para degradar a otros o para impulsarse más alto.

Los líderes con humildad reconocen que todos tienen un papel importante que desempeñar en el éxito del equipo. Reconocen sus defectos, reconocen sus errores y hacen lo necesario para enmendarlos. Los líderes humildes ven incluso a la persona más baja en el tótem como su igual, no como un subordinado que cumple sus órdenes.

9. Habilidades Sociales

Debido a que la gestión es una parte clave del liderazgo, los líderes interactúan con los demás con frecuencia. En todas partes, desde reuniones de equipo hasta salas de juntas corporativas y almuerzos informales, los grandes líderes pueden navegar en entornos sociales con gracia.

Aunque todos tienen sus peculiaridades, un líder adecuado debe comprender cómo actuar frente a grupos de personas. Existe un delicado equilibrio entre el comportamiento profesional y el informal que los líderes deben dominar.

10. Resolución de problemas

En lugar de buscar constantemente una solución en los demás, los líderes deben ser capaces de resolver los problemas a medida que surgen. Esta es una de las cualidades más importantes de un buen líder. Los buenos líderes reconocen que no siempre encontrarán la solución correcta, pero cualquier respuesta es mejor que ignorar el problema por completo.

La resolución de problemas requiere habilidades duras relacionadas con el trabajo en cuestión, así como el pensamiento crítico. Esta es una de las razones por las que los líderes a menudo se eligen por sus años en el campo: cuanta más experiencia tengan en la resolución de problemas similares, más probable será que puedan abordar bien los nuevos.

11. Ética de trabajo

Si bien se necesita mucho trabajo duro y perseverancia para llegar a una posición de liderazgo, los líderes no pueden retroceder una vez que están en el puesto. Los buenos líderes están dispuestos a dedicar las horas necesarias para hacer el trabajo, incluso si sus empleados están en casa disfrutando de la noche.

Dicho esto, los buenos líderes saben que no deben hundirse en el suelo. Encuentran un medio feliz entre esforzarse y darse descansos. De hecho, la investigación sugiere que las personas que toman descansos periódicamente son más productivas que aquellas que intentan seguir adelante.

12. Delegación

No se puede esperar que los líderes hagan todo solos. Al delegar tareas a otros en su equipo, los buenos líderes dispersan la carga de trabajo en toda la organización. La delegación eficaz es una de las cualidades imprescindibles de un buen líder.

Existe tal cosa como demasiada delegación. Los líderes no deberían tener miedo de asumir proyectos más difíciles que requieren el toque de un gerente. Sin embargo, deben buscar oportunidades para que otros crezcan asignándoles proyectos que extiendan sus capacidades.

13. Visión

Los buenos líderes tienen dirección. Ayudan a otros a avanzar hacia esa meta a través del desarrollo personal o profesional. Para comprobar si el equipo va por buen camino para cumplir esa visión, identifican indicadores clave de rendimiento.

Un líder también debe ser capaz de pintar un cuadro para los demás, vinculando los aspectos de motivación y comunicación del liderazgo. Si otros no pueden ver su visión, los líderes lucharán para inspirarlos a trabajar hacia ella.

14. Confianza

Los líderes tienen que tomar decisiones difíciles. Cuando toman esas decisiones, deben sentirse cómodos con los pros y los contras. La vacilación indica a los demás que el líder no ha hecho su tarea.

Tenga cuidado de que la confianza puede estar fuera de lugar. Simplemente avanzar con gusto no hace a un buen líder. Los líderes deben basar su confianza en datos y empatía, no en su ego.

15. Competencia

Los grandes líderes son más que simples testaferros. Sus capacidades son evidentes para todos los que los rodean. Eso no quiere decir que sean perfectos en todo lo que hacen, sino que son hábiles en las áreas en las que deben serlo para tomar buenas decisiones para el equipo.

Pensamientos finales

Un buen líder marca la diferencia en un equipo. No es fácil desarrollar y dominar estas cualidades de un buen líder, pero estar a cargo rara vez es fácil. Haz una autoauditoría: ¿En cuál de estas cualidades necesitas trabajar para ser el mejor líder que puedes ser?

Más cualidades de un buen líder

Crédito de la foto destacada: Mimi Thian a través de unsplash.com

Puede que también te guste...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *