the-verve.info

Uncategorized

7 formas de mejorar sus habilidades de liderazgo gerencial

Todos queremos ser mejores líderes de gestión. Como empleadores o como gerentes, el liderazgo gerencial es algo que consciente y subconscientemente afecta todos nuestros movimientos.

Pero, ¿entendemos completamente lo que esto realmente significa?

Gestión y liderazgo son dos términos separados. Sin embargo, dado que van de la mano y trabajan al unísono, el liderazgo gerencial se conoce como una sola habilidad.

En un ambiente de trabajo, un equilibrio saludable de estas dos ideas es importante.

En este artículo, descubrirá qué significan la gestión y el liderazgo por sí solos y como un concepto combinado. Junto con esto, aprenderá 7 formas de mantener un rol de liderazgo de gestión equilibrado.

El papel de un gerente

Ya que tienes autoridad, está bien si modificas las reglas de vez en cuando. De hecho, se espera que salga de la caja para tomar riesgos que permitan a todo el equipo trabajar más allá de los límites.

Esto no afecta su trabajo porque, como líder, solo está mirando el panorama general: el resultado final.

Por otro lado, un gerente trabaja de manera completamente opuesta. Si bien un gerente también mantiene una imagen de autoridad, este poder no le otorga ninguna supremacía sobre el resto del equipo.

En cambio, se espera que un gerente trabaje con el equipo en igualdad de condiciones. Por eso, como gerente, no puede romper las reglas ni correr riesgos.

El papel de un gerente es hacer el trabajo. La forma en que se gestiona el equipo para obtener el resultado deseado depende del gerente. Por lo tanto, cada paso que se da para lograr un objetivo mayor debe ser manejado por el gerente.

Un equipo de trabajo es como una máquina. Cada parte está haciendo su trabajo para lograr un objetivo común.

Un gerente es parte de esta máquina, aunque más crucial que el resto. Sin embargo, un líder es solo una fuerza externa que puede controlar la máquina pero que no trabaja dentro de la máquina como todos los demás.

¿Cómo equilibrar los roles de liderazgo y gestión?

Puede que estés confundido en este punto.

Acabamos de discutir las diferencias entre un gerente y un líder. Estos dos papeles parecen chocar bastante. Sin embargo, se espera que de alguna manera hagas malabarismos con ambos simultáneamente.

Cuando ingrese al mundo práctico, se dará cuenta de que realmente necesita asumir estas dos funciones para mantener un entorno de trabajo en funcionamiento.

Hay momentos en que el equipo necesita un impulso motivador de un líder. Pero en otras ocasiones, debe renunciar al mismo nivel que el resto del equipo para ayudarlos a abordar los problemas.

Sin el rol de líder, un gerente nunca puede alentar a ningún equipo a ser creativo. Solo cuando esté listo para romper las reglas e ir contra la corriente, podrá encontrar algo nuevo y emocionante.

Del mismo modo, si solo te enfocas en el panorama general sin considerar el camino, tus sueños nunca se convertirán en realidad. Aquí es donde un gerente hace la magia.

Considerándolo todo, el liderazgo gerencial es una función que debe cumplirse de manera notable.

Las cosas se aclaran un poco si tienes otros superiores sobre ti. Si las órdenes y sugerencias vienen de arriba, no puedes realmente trabajar como líder. Todo lo que se espera que haga es comportarse como un gerente.

Por el contrario, cuando se le da total autonomía sobre un proyecto, puede ponerse rápidamente el sombrero de liderazgo.

Primero, inspira a tu equipo para que proponga ideas que puedan implementarse para lograr el resultado final deseado. Después de eso, trabaje como gerente para delegar tareas y garantizar la productividad.

7 formas de mantener un rol de liderazgo gerencial equilibrado

Ahora que la idea del liderazgo gerencial está clara en su mente, es hora de que trabaje en mejorar esta habilidad.

¡Aquí hay 7 consejos fáciles que puede usar para convertirse en un mejor gerente y líder!

1. Sea un modelo a seguir

Ya sea que actúe como líder o gerente, es alguien a quien su equipo admira. Es por eso que debe ser exactamente quien quiere que sean los miembros de su equipo.

¿Quieres que todos sean puntuales? Deja de llegar tarde tú mismo, aunque sea solo un minuto.

¿Preferirías un aura optimista en tu lugar de trabajo? Comienza a practicar la positividad tú mismo.

Lo creas o no, las personas solo hacen lo que ven en lugar de lo que escuchan. Entonces, en lugar de hablar por hablar, comience a caminar y vea cómo todos los demás lo seguirán.

2. Comunicar el panorama general

Cuando está en el proceso de lograr una meta, generalmente asume el papel de gerente. En este punto, estás tan concentrado en comunicar las tareas individuales que a veces puedes olvidar el panorama general porque eso es lo que se supone que debe hacer un líder.

Sin embargo, sin tener en mente el resultado esperado, usted y su equipo no pueden producirlo.

Comunique las expectativas muy claramente mientras delega las tareas. Así que, básicamente, aquí es donde tienes que actuar como líder y gerente uno al lado del otro.

3. Sea Decisivo

Su poder de decisión es vital. Un líder gerencial fuerte y decisivo hace que el trabajo sea fácil para todos. El equipo puede confiar en su supervisor y usted, como supervisor, debe poder tomar decisiones firmes.

No importa cuán inesperado surja un problema o una situación, su poder decisivo no debe vacilar para mantener alta la moral y la disciplina.

El equipo podrá depositar su confianza en ti. Siempre sabrán que encontrará una solución sólida y, por lo tanto, podrán centrar su atención en tareas más importantes en lugar de preocupaciones menores como estas.

Además, ahorra mucho tiempo porque siempre estás seguro de lo que quieres y de lo que está completamente fuera de los límites del equipo.

4. Tener un oído atento

Los líderes de gestión a veces pueden volverse demasiado estrictos. Con la esperanza de mantener la autoridad, se vuelven tan inalcanzables que pierden toda conexión con el equipo.

Como gerente, es su deber trabajar junto con su equipo para que la máquina funcione sin problemas. Incluso como líder y a pesar de ser una fuerza externa, debe involucrarse lo suficiente como para saber cómo mantener la máquina en marcha.

Ofrezca un oído abierto para escuchar los conflictos del equipo, las quejas sobre su función, los comentarios, las sugerencias y cualquier otra cosa que los miembros de su equipo tengan que decir.

Además, no se limite a escuchar e ignorarlo. Actúe en consecuencia para que todos se sientan escuchados y seguros.

5. Acepta las diferencias

Dos personas pueden estar mirando lo mismo y aún así no verlo de la misma manera. Así es como somos los humanos.

El día que acepte este hecho, instantáneamente se volverá mucho mejor en el liderazgo gerencial. No esperará que su equipo reciba una copia al carbón de lo que hay en su cerebro.

Cuando comience a aceptar las diferencias, estará de acuerdo con las personas que trabajan en su zona de confort. Una vez que eso comience a suceder, su equipo comenzará a producir algo más allá de sus expectativas.

6. Forma tu equipo

Como líder de gestión, su trabajo final es construir su equipo. Apoyarlos y empoderarlos. Incluya personas de diferentes orígenes, con diferentes conjuntos de habilidades, con diferentes estilos de trabajo y mantenga un equilibrio saludable de variaciones.

Con más cerebros en el equipo, obtendrá información desde diferentes perspectivas y eso solo amplía sus opciones. Nada puede ser más satisfactorio para un líder que un equipo como este.

Esta es también la razón por la cual se ha demostrado que los equipos y líderes inclusivos producen mejores resultados.

7. Nunca dejes de aprender

Puede ser difícil para ti comprenderlo, pero el hecho de que estés en un nivel de autoridad superior no significa que hayas aprendido todo.

Siempre hay espacio para crecer. Y este crecimiento proviene del aprendizaje. Continúe esforzándose por mejorar su papel como líder de gestión.

Cuando tu equipo vea que luchas continuamente por mejorar, te seguirán por el mismo camino. En general, el aprendizaje continuo obtendrá mejores resultados para usted y su organización.

Conclusión

La pelota está ahora en tu cancha. Todo lo que queda por hacer ahora para convertirse en un mejor líder de gestión es la aplicación de este conocimiento.

Dé un paso a la vez. Implemente un consejo a la vez.

¡Comience ahora y notará resultados alucinantes en su lugar de trabajo en un corto período de tiempo!

Más habilidades de liderazgo gerencial

Crédito de la foto destacada: CoWomen a través de unsplash.com

Puede que también te guste...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *