the-verve.info

Uncategorized

Cómo hacer las cosas: una guía paso a paso

Siempre hay esos días en los que las 24 horas del día te parecen poco para terminar todo lo que querías lograr. La pregunta más importante para una persona con muchas responsabilidades sobre su hombro es cómo hacer las cosas antes de que se atrasen.

No poder tachar todo lo que tenías planeado para el día puede empeorar tu productividad por la sensación de fracaso.

Al final del día, solo hay tantas horas en un día. Lo único que puede controlar es cómo administra este tiempo para obtener la máxima eficiencia y el mínimo estrés.

¡Esta guía de 7 pasos junto con algunos consejos adicionales le dirá exactamente cómo hacer las cosas sin sufrir un colapso mental una vez al día!

Paso 1: una lista de tareas pendientes eficaz

Hacer las cosas es imposible si no sabes todas las cosas que hay que hacer. Lo que esto significa es que necesitas tener un plan organizado de cuáles son las tareas, cuándo se vencen, cuál es su orden de prioridad, etc.

El método mejor, más fácil y más efectivo para organizar sus tareas laborales es hacer listas de tareas pendientes. Sí, no una, sino varias listas de tareas pendientes.

Generalmente, los lugares de trabajo te asignan tareas para todo el mes o, a veces, más. Usted conoce los objetivos que deben lograrse durante este período. Entonces, lo que debes hacer es hacer una lista mensual de tareas pendientes con todos estos plazos y tareas.

A continuación, desglose el trabajo por semana. ¿Qué partes de qué tareas abordará durante las 4 semanas? Luego, hazlo más detallado a medida que avanzas en tu lista de tareas diarias. En estas listas, agregue también el aspecto del tiempo.

Por ejemplo, si el jueves de la primera semana tienes planeada una reunión con el jefe, menciona cuánto tiempo crees que puede llevar. De esta manera, no programará de más ni de menos ciertos días.

Un consejo profesional para hacer listas de tareas pendientes es agregar suficientes detalles para tener claridad de lo que necesita hacer. Sin embargo, no los complique demasiado agregando demasiada información. Una lista considerable de cosas por hacer puede ser intimidante y desmotivadora.

Paso 2: Ponte de humor para trabajar

Ya sabe que hay momentos en los que está tan listo para trabajar; durante estos momentos, literalmente puede terminar con las tareas más difíciles sin mover un ojo. ¿Cómo sucede eso?

Bueno, se trata de tu mente. Si está listo para funcionar, obtendrá el impulso que necesita automáticamente. Entonces, ¿por qué no dedicar un poco de tiempo a preparar su mente para que el resto de su jornada laboral transcurra sin problemas? Lo que sea que te haya estado molestando o manteniendo preocupado, deshazte de eso.

Digamos que estás súper emocionado por tu cumpleaños que se acerca la próxima semana. No dejes que te distraiga durante el trabajo. Para eso, puedes empezar el día con 5 a 10 minutos de meditación. También te ayudará a practicar la atención plena para un mejor enfoque.

También puedes hacer ejercicio, caminar o correr para refrescar tu cuerpo. Toma un desayuno abundante para que no pierdas la energía hasta la hora del almuerzo.

Otra cosa que puede hacer para preparar su mente para el momento de trabajar es vestirse para ello. Dúchate, ponte ropa cómoda pero fresca, rocíate un poco de perfume, péinate y ponte unos zapatos. Tu cerebro automáticamente cambiará de marcha y te animará a trabajar, y esto te ayudará a hacer las cosas.

Paso 3: configura tu espacio

Su entorno puede trabajar inmensamente su productividad. Tener un espacio de trabajo bien establecido. Bien colocado no significa que deba ser elegante, pero debe tener todos los elementos esenciales al alcance.

Cosas como su computadora portátil, su cargador, un refrigerio, agua, su lista de tareas pendientes, un bolígrafo, un cuaderno y otras necesidades deben estar a su alcance. Además, añade las cosas que te hagan sentir más cómodo, como una vela, una lámpara de mesa, etc.

Por otro lado, las distracciones deben eliminarse. Mantenga su teléfono móvil en silencio o cierre sesión en sus cuentas de redes sociales.

Paso 4: termine primero con las tareas más difíciles

Existe esta metáfora de ‘comerse la rana’ y muchos expertos han escrito libros y artículos al respecto. Es un concepto para aumentar la productividad que sugiere terminar primero con las tareas más desafiantes.

Debes implementar la misma estrategia. Prioriza las tareas que necesitan más trabajo sobre las más fáciles. Eliminar la tarea más difícil de su camino temprano en el día le dará una sensación de alivio.

Una vez que se hace lo ‘grande’ del día, es mucho más fácil concentrar su energía en los trabajos más fáciles y menos importantes. También te da una sensación de logro, que es el refuerzo de energía adecuado que necesitas para hacer las cosas.

Además, tu energía y motivación suelen ser las más altas al comienzo del día. Así que ese es el momento perfecto para esforzarte.

Paso 5: Delega lo que puedas

Si está familiarizado con la idea de delegación, debe ponerla en práctica. Existe una alta probabilidad de que pueda distribuir su carga de trabajo sin comprometer el resultado.

Sin embargo, si opta por la delegación, asegúrese de delegar solo las tareas correctas. Solo así podrá gestionar más trabajo en menos tiempo. De lo contrario, tendrás que dedicar más tiempo a corregir los errores de los demás.

Paso 6: Termine con las tareas cortas y rápidas

Este paso es la segunda parte de priorizar sus tareas. Una vez que el trabajo más desafiante esté fuera del camino, pase rápidamente a las cosas que puede hacer en el menor tiempo posible.

Esta estrategia le permite marcar más en menos tiempo.

Entonces, por ejemplo, supongamos que tiene 10 tareas para el día y 5 de ellas son cosas rápidas y fáciles que puede realizar en una o dos horas. Una vez que haya terminado con estas tareas, le quedará la mitad de la carga de trabajo con mucho tiempo para hacerlo.

El cerebro lo verá como una victoria y te dará la motivación para esforzarte por terminar con el resto también.

Paso 7: apague el trabajo cuando termine el día

Una parte importante de poder hacer las cosas es evitar agotarse. No te sobrecargues.

Cuando termine el día, apague su lado de trabajo. Incluso si pudo administrar las tareas del día antes de la hora de finalización de la oficina, concédase ese tiempo libre.

Relájate siempre que puedas. Date un capricho cuando te lo mereces. Apagar es muy importante para poder reiniciar al día siguiente.

Consejos de bonificación

Este fue el proceso paso a paso de hacer las cosas. Sin embargo, en medio de este proceso, también hay algunas otras cosas a tener en cuenta. Estos consejos de bonificación mantendrán alta la moral de su trabajo en todo momento.

En primer lugar, Cuídate. Hay bastantes cosas a considerar aquí. Debe estar fresco, saludable, bien alimentado, dormir bien y sus conceptos básicos deben estar cubiertos para que pueda concentrarse en su trabajo con todo su potencial. A menos que esté sano, no puede producir resultados útiles.

Toma suficientes descansos. Trabajar sin parar es la mayor paradoja porque una persona piensa que hará más si se obliga a trabajar cada segundo durante el horario de oficina. Pero en realidad agota tu mente y tu cuerpo. Una vez más, eres incapaz de generar un buen trabajo. Por lo tanto, dale a tu mente y cuerpo unos minutos para refrescarse cada dos horas.

Próximo, tenga espacio para la flexibilidad en sus listas de tareas pendientes. Una tarea urgente siempre puede aparecer. Los plazos pueden adelantarse por cualquier motivo. Se espera que sucedan cosas como esta. Por lo tanto, si no tiene la opción de reprogramar su lista de tareas pendientes, toda su rutina se estropeará.

Por último, no te estreses demasiado. Concéntrese en la tarea en cuestión solamente. Las cosas que van a seguir deben ser pensadas cuando estás trabajando en ellas. La tarea en cuestión es a donde debe ir toda su atención y tiempo. Estar por todos lados solo te hará perder el tiempo.

Línea de fondo

En conclusión, no olvidemos que todos somos humanos. No hay dos humanos iguales a pesar del psíquico similar que todos tenemos. Esta guía paso a paso es un ejemplo general de cómo se puede planificar un día de trabajo tranquilo. Sin embargo, algunos ajustes aquí y allá pueden ayudarlo a mejorar este proceso aún más.

Siéntete libre de experimentar con lo que creas que funcionará mejor para ti. Con la idea general detrás de esta guía paso a paso en mente, puede encontrar fácilmente una manera de hacer las cosas según sus necesidades. Mientras mantenga intacta la idea detrás de cada paso, puede hacerlo de la forma que prefiera.

Por lo tanto, no pierda más tiempo procrastinando o estresándose. ¡Termine todas sus tareas rápidamente implementando esta estrategia de trabajo para obtener la máxima eficiencia!

Más consejos para hacer las cosas

Crédito de la foto destacada: Gabrielle Henderson a través de unsplash.com

Puede que también te guste...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *