the-verve.info

Uncategorized

Cómo negociar cualquier resultado que desee

A veces, conseguir lo que quieres o necesitas es cuestión de decir las cosas adecuadas a las personas adecuadas en el momento adecuado. Por lo general, pensamos en la negociación como un medio para asegurar un salario deseable, resolver un conflicto o cerrar un trato. Negociar es algo más que conseguir lo que quieres.

La negociación es una forma de arte matizada con muchos resultados posibles. En algunas formas de negociación, no hay un ganador claro. Cuando comprenda los diferentes tipos de negociaciones, podrá trabajar para encontrar las mejores soluciones posibles para su situación. También podrá identificar qué estrategias de negociación se están utilizando para poder redirigir los resultados que pueden no ser favorables.

Cuando sabe cómo negociar, obtiene una ventaja competitiva.

Los estudios sugieren que alrededor del 87% de las personas no les gusta pasar por el proceso de negociación salarial. También hay una brecha de género en las negociaciones: el 31 % de las mujeres dicen que no se sienten cómodas con las negociaciones salariales y al 23 % de los hombres no les gusta el proceso. El desprecio por el proceso de negociación es uno de los muchos factores que contribuye a la brecha salarial de género. Aprender a generar soluciones que funcionen para todas las partes es un regalo que se traduce en un mayor éxito para todas las personas involucradas en el proceso.

¿Puedes identificar la técnica de negociación?

Por mucho que sintamos que estamos imponiendo a los demás cuando iniciamos una negociación, ser franco sobre sus necesidades puede ahorrarle muchos dolores de cabeza y pérdidas. Idealmente, todas nuestras soluciones serían de ganar-ganar, pero si alguna vez ha tenido un final injusto en un trato, sabe que no es así como funcionan todas las negociaciones. Hay varios resultados posibles para cualquier negociación.

Ganar-ganar: co-crear para el resultado para que ambas partes puedan beneficiarse de él

Las negociaciones más deseables proporcionan resultados positivos para todos los grupos involucrados. En una negociación en la que todos ganan, las partes colaboran y co-crean resultados deseables.

Para este enfoque colaborativo del trabajo, ambas partes deben tener la intención de crear algo que funcione mejor para todos los involucrados. Cuando ve un resultado en el que todos ganan, casi siempre se debe a que ambas partes compartieron información abiertamente y trabajaron juntas para superar los obstáculos.

Cuando tenga que negociar un salario en un nuevo trabajo, es de esperar que la intención sea crear valor para usted y el negocio. Quiere ser compensado para que pueda desempeñarse de manera efectiva, y quieren darle una cantidad justa para que esté satisfecho en su trabajo.

Ganar-perder: uno gana más que el otro debido a los recursos limitados

Un resultado de ganar-perder está casi garantizado cuando hay un número fijo de recursos y dos partes se ven obligadas a competir por ellos. Este tipo de negociación a menudo se denomina “suma cero”, ya que hay una cantidad finita de recursos disponibles y la ganancia de una parte se traduce directamente en una pérdida para la otra parte. La persuasión y la manipulación, la retención de información y las amenazas con la fuerza son algunos de los indicadores de una situación de ganar o perder.

Para visualizar cómo se ve un resultado de ganar-perder en el mundo real, piense en dividir una pizza entre dos personas. La distribución más justa sería dividir la pizza por la mitad. Si una persona toma una porción adicional, se garantiza que la otra persona obtenga menos. Los socios de la cena se han involucrado en una forma de negociación ganar-perder.

Lose-lose: ambos pierden pero uno intenta perder menos en comparación con el otro

Cuando dos partes negociadoras no pueden llegar a un acuerdo razonable, pueden trabajar para socavar las necesidades de la otra parte. Los resultados de este tipo de arreglo nunca son buenos.

Desafortunadamente, a menudo vemos este tipo de interacción durante los procesos de divorcio. Dado que ambas partes pueden llegar a las negociaciones sintiéndose heridas, las posibilidades de que una o ambas partes trabajen activamente para causarse daño mutuamente son altas. Esto no quiere decir que todos los divorcios conduzcan a negociaciones de perder-perder, solo que los factores emocionales y los asuntos personales complejos podrían dificultar un resultado positivo.

Multipartidario: más de un partido está involucrado en la toma de una decisión

Las negociaciones multipartidistas se encuentran entre las más complejas. Por lo general, involucran varias entidades grandes con intereses variados. Vemos este tipo de acuerdos a lo largo de la historia y en las noticias de hoy. Los Convenios de Ginebra y el Acuerdo Climático de París son dos ejemplos famosos de negociaciones multipartidistas.

Sin embargo, estas complejas negociaciones no se limitan a los acuerdos multinacionales. Cuando los familiares negocian para resolver un patrimonio en disputa después de que un miembro de la familia fallece, se puede llamar a la representación legal para garantizar que se consideren las necesidades, los deseos y las perspectivas de todas las partes respetando los deseos de la persona fallecida. Cuando hay varias partes involucradas, puede ser difícil darles a todos lo que quieren, pero aun así es posible tener un resultado positivo.

Cinco buenos consejos para tener una negociación exitosa

1. Establece tus metas y escríbelas.

Piense en qué aspectos del trato no son negociables y a qué podría renunciar si necesitara comprometerse. En el curso de la negociación, puede evitar desviarse demasiado del camino refiriéndose a su intención original.

Tener una idea clara de lo que espera lograr es una buena práctica para cualquier tipo de negociación, pero es fundamental cuando se trata de problemas emocionales. Recuerde que los resultados de perder-perder se basan en tener una visión negativa del oponente. Cuando un oponente hace una demanda irrazonable, haga una pausa y revise sus objetivos antes de reaccionar.

2. Comprenda la posición de su oponente.

Puede hacer un argumento más convincente y aumentar las posibilidades de tener un resultado de ganar-ganar si capta la posición de su oponente. A veces tendrás que leer entre líneas para hacer esto. Tómese el tiempo para escuchar sus necesidades y trate de cooperar con ellos para que ambos salgan adelante. El modelo de negociación alcista y sin prisioneros ya no es el medio preferido para llegar a un acuerdo. “Con miel se consiguen más moscas”, como dice el viejo refrán.

Cuando pida un aumento, escuche la justificación que le da su jefe para contrarrestar su oferta. Tal vez tu jefe piense que eres un gran empleado, pero las malas condiciones económicas están afectando los márgenes de beneficio de la empresa. Dado que su jefe ha indicado que hay recursos finitos disponibles, está entrando en una negociación de ganar-perder. Puede decidir que necesitará encontrar un nuevo trabajo basado en esta información. También podría negociar un aumento levemente menor y pedir hacer un seguimiento con su jefe en unos meses. De cualquier manera, al comprender la posición de la otra persona, puede llegar a una solución que maximice un resultado positivo, aunque uno de ustedes tendrá que hacer una concesión.

3. Investigue e identifique el enfoque a utilizar.

Independientemente del entorno de negociación, comprenda los precedentes de lo que está pidiendo y cómo las diferencias culturales podrían influir en los resultados.

En las negociaciones salariales, esto significa que necesitará saber cuánto gana alguien con sus calificaciones en el puesto en cuestión. La mayor parte de esta información se puede encontrar en línea a través de sitios como Glassdoor.

Investigar puede evitar que pidas algo que pueda parecer inapropiado o grosero para una entidad extranjera. ¿Qué valores culturales puede aportar a la negociación? La cultura de la empresa también puede influir en su enfoque. Si sabe que el jefe valora la humildad, no inicie la conversación alardeando de todos sus logros. La investigación puede ayudarlo a establecer el tono de cómo interactuará con la otra persona.

4. Apunta alto (o bajo), pero sé razonable.

Utilice la investigación para informar la línea de base de su negociación. Cuando presente su caso, pida más de lo que espera obtener, para que usted y su oponente tengan espacio para maniobrar. Sin embargo, si pides la luna, puedes parecer poco profesional.

Imagine que está interesado en comprar una casa cotizada en $300,000. Después de investigar un poco en el mercado y evaluar la propiedad, determina que necesita $20,000 en reparaciones antes de que sea habitable. Es probable que el vendedor ya haya establecido un precio de lista alto. Puede hacer una contraoferta de $250,000 citando las necesidades de reparación y otros factores de su investigación. El dueño de casa puede aceptar los $250,000, o puede contraatacar nuevamente. Todo esto es genial porque están en un diálogo entre ustedes. Si ambas partes son honestas, entonces esta podría ser una situación en la que todos ganan. Si usted pidió tener la casa de $300,000 por $50,000, no habría negociación porque no fue razonable.

5. Concéntrese en el problema.

Permanecer en el mensaje es esencial cuando entra en cualquier tipo de negociación. En los negocios, es una buena idea no tomarse las cosas demasiado personalmente, y en su vida personal, a veces, la resolución de conflictos requiere cierto grado de objetividad.

Durante una negociación multipartita, es fácil enredarse tanto en varias necesidades que olvida por qué está negociando en primer lugar. Por ejemplo, si está trabajando con otras dos empresas para arreglar el asfalto en su estacionamiento compartido, puede entrar en un campo minado de intereses en conflicto. Tal vez la mayor parte del área problemática esté ubicada frente a un negocio, pero fue causada por un árbol que el propietario de otro negocio considera esencial por motivos estéticos. Busque un tono de colaboración en estas interacciones para que todos puedan llegar a un acuerdo de beneficio mutuo.

No puedes ganar si no juegas.

Para muchos de nosotros, la idea de pedir más en una negociación salarial, un negocio o en disputas personales puede parecer abrumadora. Si nunca tiene el coraje de hablar, permanecerá en desventaja. La mansedumbre en los negocios y en la vida casi nunca es recompensada. Hay formas de hacer valer sus necesidades con respeto para que todas las partes experimenten algún beneficio. Pruebe la negociación. Puede que te sorprendas con los resultados de tus esfuerzos.

Crédito de la foto destacada: Stocksnap a través de stocksnap.io

Puede que también te guste...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *