the-verve.info

Uncategorized

Delegación de autoridad: la guía completa para líderes efectivos

¿Odias absolutamente fallar? Estás de suerte porque hoy aprenderás el arte de cómo afrontar el fracaso en tu vida laboral. El truco de magia se llama delegación de autoridad.

El fracaso es a menudo el resultado de un exceso de carga. Cuando asume más de lo que puede manejar, no puede desempeñarse bien, incluso si tiene la experiencia para hacerlo a la perfección. Es desmotivador, una pérdida de tiempo y extremadamente molesto.

Echemos un vistazo profundo a la delegación de autoridad para descubrir cómo aprovecharla al máximo.

¿Qué significa delegar autoridad?

Delegar autoridad no es magia ni ciencia espacial. Es exactamente lo que significa: división de la carga de trabajo y distribución del poder.

Ahora, aquí es donde la mayoría de los superiores se preocupan. No entienden la idea y creen que la distribución les quitará autoridad.

Sin embargo, la división y distribución de la autoridad es como darle a todo el equipo autonomía sobre su propio trabajo, pero su control se limita a eso.

El superior todavía tiene supremacía sobre todos los empleados.

La delegación de autoridad minimiza la carga de trabajo del superior. Este trabajo se divide en tareas más pequeñas y se distribuye en un equipo para que cada miembro trabaje simultáneamente para terminar el proyecto en menos tiempo.

3 Elementos de la Delegación de Autoridad

La delegación de autoridad tiene tres elementos:

1. Asignación de responsabilidad

Este es el primer paso en el proceso. Una persona que está a cargo, como un gerente o un líder de equipo, asigna a otros miembros del equipo ciertas tareas que deben completarse en un período determinado. Por supuesto, esto solo es posible si el superior tiene más control y autoridad en el ambiente de trabajo que los subordinados.

2. Autoridad otorgante

El siguiente paso es dar a los subordinados suficiente autoridad y responsabilidad para que completen la tarea y actúen de forma independiente.

Entonces, supongamos que usted es un supervisor que asignó a una persona de su equipo para realizar una determinada tarea. Esta asignación será inútil para usted si el subordinado tiene que acudir a usted en cada paso del camino para obtener el permiso y las firmas necesarias para cumplir con el trabajo asignado.

A menos que esté dando autoridad, no está delegando. En cambio, solo está asignando una tarea y eso no le traerá ningún beneficio.

Además, otorgar autoridad pone al subordinado a cargo. Esta persona ahora es responsable de hacer lo que se le asigna, como quiera. Depende de ellos cómo abordan los obstáculos. Todo lo que debe preocuparle a usted, como supervisor, son los resultados finales.

3. Mantener la responsabilidad

Siempre existe el riesgo de que algunos miembros del equipo no actúen de manera responsable, especialmente cuando se les ha dado autoridad sobre la tarea asignada. Es por eso que debe hacer que cada empleado o miembro del equipo sea responsable a través de algunas reglas y regulaciones.

El superior siempre debe tener el derecho de preguntar a la persona responsable acerca de su tarea. Es importante crear una cultura de responsabilidad en una empresa, y la responsabilidad va hacia arriba en la jerarquía de un entorno de trabajo. Nunca ofrezca indulgencia en este sentido si desea garantizar resultados de calidad.

Este paso de dar y recibir retroalimentación ayuda a mejorar inmensamente la ética laboral futura.

Delegación efectiva de autoridad

¿Por qué es importante delegar autoridad?

Muchas veces, los superiores asumen todos los deberes porque les cuesta confiar en que alguien más haga el trabajo tan bien como lo harían ellos mismos.

Esa es una preocupación válida y puede impedirle aprovechar al máximo la delegación de autoridad.

Pero, con este riesgo viene una larga lista de beneficios. De hecho, es importante delegar autoridad para el mejoramiento de su organización y equipo.

Los superiores pueden desempeñarse mejor

El beneficio más importante de delegar autoridad es que el gerente divide la autoridad y obtiene el tiempo para hacer su trabajo real.

Como supervisor, su primer deber es mantener el flujo de su equipo. Con su carga de trabajo minimizada y más tiempo disponible, puede prestar atención a los detalles menores.

Les da a los supervisores el tiempo para mirar las cosas más importantes. Al mismo tiempo, tienen la oportunidad de probar qué miembros del equipo son más eficientes. En caso de cualquier problema, el delegador tiene suficiente espacio en su agenda para sentarse a buscar una solución.

En definitiva, conduce a un desempeño más eficiente por parte del supervisor.

Los subordinados aprenden con la corriente

Con cierto grado de autoridad en sus manos, los subordinados comienzan a sentirse útiles e importantes. Este sentimiento es la vía más importante para mejorar.

A medida que sus subordinados trabajan de forma independiente, no solo mejoran sus habilidades existentes, sino que también se desempeñan mejor. Dado que son los que tienen el control, son los únicos responsables de todo lo que ponen sobre la mesa. Este sentido de la responsabilidad proporciona el impulso obligatorio de la motivación.

Además, con la delegación de autoridad, los superiores y subordinados trabajan en el mismo nivel hasta cierto punto. Esto permite que los miembros del equipo aprendan de sus supervisores al mismo tiempo que pulen sus conocimientos de manera práctica.

Conduce a mejores relaciones

Si está a cargo de un equipo, trabaja como gerente o es dueño de una organización que dirige, ya sabe por qué las relaciones entre empleados y empleadores son vitales.

Lo mismo se aplica a todos los grupos de trabajo.

Entonces, incluso si solo es un pequeño grupo de 5 personas en una organización multinacional, las reglas son coherentes.

Al dejar de lado algunas responsabilidades y darles a las personas la oportunidad de crecer, está difundiendo vibraciones laborales positivas. Todo funciona en un ciclo en el que le das al equipo algo de autoridad, se sienten importantes y se desempeñan mejor, tu confianza en ellos se fortalece y continúas delegando autoridad para seguir adelante.

5 consejos para delegar autoridad de manera efectiva

Hay todo un mecanismo que apoya la delegación de autoridad.

Si se hace bien, este concepto tiene numerosas ventajas. Sin embargo, la clave es que se haga bien.

1. Elige a la mejor persona

No es fácil confiar en otra persona para hacer algo que hubieras preferido hacer tú mismo. Por eso es crucial que solo delegues una tarea a alguien en quien tengas plena confianza.

La forma más fácil de hacer esto es evaluar previamente las habilidades y cualidades de cada miembro del equipo. En su mente, tenga una idea clara de quién hace qué mejor. Entonces, si hay una persona en particular que se destaca en tecnología, sabrá a dónde ir cada vez que haya un trabajo relacionado con esa habilidad.

Una vez que esté satisfecho con quién tiene el control, se resolverá más de la mitad del problema y lo más probable es que las cosas salgan bien.

2. Ofrezca suficiente autonomía

Un gran error que puede cometer es dividir demasiado las tareas.

Digamos que su equipo de 10 personas tiene que organizar una fiesta de oficina para 100 personas. Tienes que gestionar la ubicación, la decoración, la comida y el mobiliario.

Puede asignar 4 personas a cada uno de los 4 trabajos principales, o puede dividir cada componente en tareas pequeñas.

En el caso de este último, las tareas se superpondrán, las cosas se volverán confusas y ninguno de los miembros de su equipo tendrá control total sobre su tarea asignada.

Esto generalmente conduce a un resultado final que es extremadamente incoherente.

3. Comunicación clara

Un aspecto importante de la delegación es la disponibilidad de instrucciones claras. Desde los detalles de la tarea hasta los plazos, la persona que debe realizar el trabajo debe tener claro cada detalle.

A menos que sepan lo que se espera de ellos, nunca podrán satisfacer al que delega.

Puedes aprender más sobre la comunicación efectiva en este artículo.

4. Evita presiones innecesarias

Sí, los diamantes solo se forman después de que el carbón vegetal se somete a una presión inmensa. Pero, sinceramente, no necesita implementar esa estrategia en su entorno de trabajo al implementar la delegación de autoridad.

Ofrezca suficiente tiempo y flexibilidad para que cada individuo pueda ofrecer su mejor desempeño.

Algunas personas pueden trabajar mejor bajo presión. En ese caso, deje que el individuo tome esa decisión por sí mismo.

5. Ofrezca una mano amiga

El hecho de que le hayas dado a otra persona la tarea y el poder no significa que tengas que retroceder por completo.

De hecho, debe tratar de ser parte del proceso, pero solo desde fuera de un límite definido. Esto es algo que tendrá que resolver prácticamente según las necesidades de su entorno de trabajo. Sin embargo, en última instancia, lo llevará a ser un líder más respetado:

El punto importante es que si alguien se enfrenta a un problema con la tarea delegada, no se niegue a ayudar. Ofrezca asesoramiento y soporte fácilmente para que su equipo pueda aprender de usted. Terminará beneficiando a su organización.

Pensamientos finales

En conclusión, es seguro decir que la delegación de autoridad es una técnica muy útil para adoptar en los lugares de trabajo. Permite un ambiente de trabajo positivo, así como resultados fructíferos.

¡Es algo que todos los líderes deberían implementar para lograr un espacio de trabajo productivo y eficiente en el tiempo!

Más sobre la importancia de la delegación

Crédito de la foto destacada: Dylan Gillis a través de unsplash.com

Puede que también te guste...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *