the-verve.info

Uncategorized

Ejemplos poderosos de rutinas diarias para una vida más saludable

Grandes o pequeños, saludables o no saludables, nuestros hábitos se combinan para formar rutinas que se desarrollan todos los días para nosotros. La mayor parte de esto se hace sin que tengamos que pensar. Por eso, aunque entendemos la importancia de tener buenos hábitos, a veces es difícil mantener una rutina diaria saludable.

Hoy aprenderá más acerca de por qué establecer una rutina puede ser un desafío. Al comprender las causas fundamentales de sus comportamientos, aprenderá cómo hacer cambios y atenerse a ellos. También descubrirá algunas rutinas diarias positivas que pueden llevarlo a una vida más sana y feliz.

Encontrar y adoptar la rutina diaria correcta lo revitalizará y lo ayudará a recuperar el tiempo perdido. Tu mente y tu cuerpo te agradecerán la disminución de la ansiedad y el cuidado adicional que le has dado. Brindemos por una persona más saludable, más tranquila y con mayores logros.

Cómo una rutina diaria cambia tu vida

Su rutina diaria consiste en todos tus hábitos. Estas acciones estructuran su día y marcan la diferencia entre operar con la máxima eficiencia y luchar para superar un día mal planificado.

Puede tener rutinas energizantes que le ahorren tiempo, o puede adoptar rutinas agotadoras e ineficientes. La elección depende de usted. No se sienta mal si sabe que algunos hábitos poco saludables se han infiltrado en su día. Lo importante es reconocerlos para que puedas hacer un cambio.

Una excelente rutina diaria te prepara para el éxito. Si realiza un solo cambio que le ahorra 10 minutos por día, puede recuperar 60 horas de su valioso tiempo cada año.

Las mejores rutinas diarias para una vida saludable

Se necesita tiempo para convertirte en la mejor versión de ti mismo, pero te ayudaré a hacerlo más fácil ofreciéndote algunos ejemplos de rutinas diarias saludables para seguir directamente.

Rutina diaria para una buena salud y más energía

1. Comienza el día con un vaso de agua de limón

Simplemente agregue el jugo de medio limón a su vaso y bébalo para disfrutar de un refrescante comienzo del día.

El jugo de limón reduce los niveles de acidez de su cuerpo, lo que, a su vez, lo protege contra enfermedades inflamatorias, como infecciones fúngicas y osteoporosis.

2. Haz ejercicio por la mañana

Hacer ejercicio temprano en la mañana mejora tus niveles de energía y tu circulación, y fomenta una buena función linfática. ¡Solo 20 o 30 minutos todos los días pueden marcar la diferencia! Combine cardio y pesas a lo largo de la semana para una tonificación total y una salud general.

Para grandes ejercicios, tome este plan de ejercicios cardiovasculares en casa gratis y prueba los ejercicios recomendados!

Subirse a la báscula todas las mañanas también es una forma efectiva de controlar su peso. No pase semanas sin pesarse, porque esto le permite permanecer en la negación de cualquier aumento de peso.

3. Coma un buen desayuno

Cuando desayune, aliméntese con una mezcla saludable de proteínas, carbohidratos de liberación lenta, vitaminas y minerales. Las opciones sensatas incluyen yogur con nueces y bayas, una tortilla de verduras y barras de granola bajas en azúcar con una pieza de fruta.

4. Mantente hidratado

¿Sabía que deshidratarse incluso un poco puede provocar un estado de ánimo decaído y una disminución de la concentración? Tenga a mano agua u otras bebidas bajas en azúcar para beber durante el día.

5. Obtenga un almuerzo saludable

Incluso los más ocupados de nosotros pueden tomar un almuerzo saludable como parte de una rutina diaria. Para ideas de almuerzos que puede preparar con anticipación y llevar al trabajo, consulte esta publicación: Ideas de almuerzos saludables para el trabajo

Evite demasiada grasa a la hora del almuerzo, ya que promueve el letargo de la tarde, ¡lo que no lo ayudará a pasar un día ajetreado!

6. Haz algunos estiramientos a media tarde

La mayoría de nosotros tenemos una «baja» a media tarde en algún lugar entre las 2 y las 4 p. Consulte esta lista de 29 ejercicios que puede hacer en (o cerca) de su escritorio.

7. Cena

Con una plétora de aplicaciones de planificación de comidas, ¡tener una cena rápida pero saludable en la mesa nunca ha sido tan fácil! Sea realista y elija algo que no requiera mucho tiempo o esfuerzo para armar, de lo contrario, puede recurrir a la comida para llevar.

Los vegetales verdes siempre son una excelente opción, ya que están repletos de antioxidantes y tienen un efecto alcanizante. Elija proteínas de origen vegetal como el tofu o el seitán o, si prefiere proteínas animales, escoja pescado y cordero en lugar de carne de res o pollo para minimizar los niveles de acidez en el cuerpo.

Evita la cafeína al final de la tarde y al anochecer, porque te impedirá dormir profundamente por la noche.

8. Tómese el tiempo para relajarse

Es normal sentirse estresado de vez en cuando, pero los altos niveles de estrés lo dejan vulnerable a una serie de condiciones y problemas de salud, incluida la depresión y la presión arterial elevada.

Encuentre una actividad saludable que lo relaje y luego reserve un tiempo todos los días para hacerla como parte de su rutina diaria. Esto podría ser escribir un diario, leer un libro inspirador, pasar tiempo con una mascota, meditar o simplemente tomarse unos minutos para recordar todo lo que va bien en su vida.

9. Tome un suplemento de vitamina C antes de acostarse

Tome media cucharadita de polvo de vitamina C tamponada en un vaso de agua antes de acostarse para dormir.

Este es un medio rápido y efectivo para reducir la acidez en su cuerpo. También asegurará que te vayas a la cama bien hidratado, lo que te ayudará a despertarte cuando suene la alarma.

10. Ir a dormir a una hora razonable

Suena obvio, pero si quieres sentirte lo mejor posible, entonces debes dormir lo suficiente. La mayoría de los expertos recomiendan dormir de 6 a 10 horas por noche.

Apague el teléfono y la computadora al menos una hora antes de acostarse y evite el ejercicio vigoroso a última hora de la noche. Estas medidas te ayudarán a relajarte a la hora de dormir.

Rutina diaria para una vida organizada

1. Haz tu cama

Prepárese para el día haciendo su cama.

Es una tarea rápida que lo pondrá en un estado de ánimo productivo y organizado.

2. Tenga su equipo y ropa dispuestos la noche anterior

Si te gusta hacer ejercicio, ¡la mañana es el mejor momento para hacerlo! Te hará sentir lleno de energía y te dará una sensación de logro antes de salir de casa. Ya sea que te guste salir a caminar, tomar una clase de gimnasia o hacer yoga en tu habitación, asegúrate de tener todo el equipo y la ropa que necesitas dispuestos y listos la noche anterior.

3. Limpie las superficies grandes

Después de su ducha matutina, rocíe y limpie las superficies más grandes de su baño. ¡Es mucho más fácil y divertido hacer minilimpiezas durante la semana que esperar hasta el fin de semana!

4. Devuelve todo donde lo encontraste

Cuando hayas hecho tu desayuno, vuelve a poner todo exactamente donde lo encontraste, ya que esto hace que todo sea más fácil a la mañana siguiente. Si nota que se está quedando sin un artículo de comestibles, agréguelo a una lista que puede llevar consigo la próxima vez que pase por la tienda de comestibles.

5. Ejecute una lista de artículos esenciales

Antes de salir de casa, revise una lista de sus artículos esenciales, como su billetera, la credencial de empleado, la botella de agua, etc. Mantenga una lista de estos artículos cerca de la puerta de su casa para que pueda revisar rápidamente su cartera o bolso antes de salir por la puerta como parte de su rutina diaria.

6. Prioriza tus tareas

Haz una lista de tareas y decide si son importantes, urgentes, ambas o ninguna. Comience con tareas urgentes e importantespase a las tareas importantes y no urgentes, luego aborde los trabajos sin importancia pero urgentes.

Hacer uso de este planificador de vida completa para ayudarte a organizar mejor tu día. Escribir una lista de tareas siempre puede darle una sensación de control.

7. Prioriza tus correos electrónicos

Antes de comenzar su día, dedique 10 minutos a priorizar sus correos electrónicos. Adquiera el hábito de decidir cuáles necesitan su atención urgente, cuáles son importantes, cuáles son ambas y cuáles no.

Revise sus correos electrónicos cada dos horas en lugar de cada pocos minutos, porque las interrupciones frecuentes afectarán su concentración y productividad.

8. Mantén tus finanzas al día

Tómese un par de minutos para mantener sus finanzas en orden todos los días como parte de su rutina diaria. Verifique su saldo bancario y asegúrese de que se está ajustando a su presupuesto.

9. Plan para la cena

¿Necesitas recoger algo de la tienda de comestibles de camino a casa? ¿Necesitas buscar una receta? Esto solo toma unos minutos, pero un poco de planificación puede ahorrar mucho tiempo más adelante.

10. Limpia tu escritorio al final del día

Tómese cinco minutos para despejar su escritorio de trabajo antes de irse a su descanso. Te ayudará a sentirte más organizado cuando regreses.

11. Revisa tu lista de tareas pendientes

Si no estás progresando tanto como esperabas, ¡es hora de reescribirlo!

12. Lava los platos inmediatamente después de cenar

De lo contrario, podría tener la tentación de sentarse frente al televisor y distraerse.

13. Haz una «descarga de cerebro»

Hacer una «descarga de cerebro» es útil si tiendes a quedarte despierto preocupándote por lo que debes hacer al día siguiente. Una vez que los haya escrito, puede irse a dormir sabiendo que puede consultar la lista cuando se despierte.

Rutina diaria para un trabajo más productivo

1. Planifica la noche anterior

Algunas de las personas más efectivas y productivas comienzan su rutina diaria la noche anterior.

Piense en esto como la etapa de planificación. En este momento, puede resultarle útil trazar su día en bloques de tiempo, con una actividad específica planificada para cada uno. Esto se conoce comúnmente como el método de bloqueo de tiempo, y el uso de este método garantiza que no termine realizando múltiples tareas, lo que puede tener un impacto negativo en su productividad.

2. Despiértate a la misma hora todos los días

Esto puede parecer contradictorio, a menudo se imagina que las personas más productivas son aquellas que pueden despertarse al amanecer y continuar hasta la noche. Pero la jornada laboral de 9 a 5 no necesariamente se adapta a todos.

No estoy sugiriendo que la gente trabaje menos, pero alguien que trabaja de 10 a 6 trabaja tanto tiempo como alguien que trabaja de 9 a 5, y esa hora extra en la cama puede significar que está más fresco y listo para trabajar.

Si tiene alguna flexibilidad, considere lo que funciona mejor para usted.

3. Coma un buen desayuno

Una vez que te hayas despertado, es muy importante comer bien como parte de tu rutina diaria. Necesitas algo que te dé un buen impulso de energía, mientras te mantiene lleno. Una buena idea es la avena con un batido o un saludable jugo de frutas.

Eche un vistazo a 30 recetas saludables y sabrosas para el desayuno que puede preparar la noche anterior para obtener opciones de desayuno más saludables que son fáciles de preparar y lo mantendrán con energía.

4. Cree un espacio de trabajo sin distracciones

Hace unos años, un estudio de la Universidad de Princeton concluyó que si hay muchas formas de estímulos visuales en tu campo de visión, tu cerebro extenderá su enfoque y atención a cada pieza. En otras palabras, si su escritorio está desordenado, su capacidad para concentrarse en la tarea en cuestión disminuye.

Simplemente limpiar su escritorio de distracciones puede tener un gran impacto en su enfoque y productividad.

5. No revises los correos electrónicos primero

Las mañanas son un buen momento para hacer un trabajo productivo que requiere concentración, creatividad y estrategia. Vaciar la bandeja de entrada te da una falsa sensación de logro y desperdicia la oportunidad de involucrar a tu cerebro en tareas más proactivas. Aunque es posible que hayas leído muchos correos electrónicos, no has hecho nada importante.

En su lugar, concéntrese en sus objetivos y haga lo que realmente importa.

6. Aborde lo peor primero

Comience su rutina diaria en el trabajo abordando primero la tarea más difícil o más apremiante, la tarea que probablemente lo alentará a procrastinar. Esta es la filosofía propuesta por Brian Tracy en su libro Come esa rana.

El beneficio de esto es…

Puede que también te guste...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *