the-verve.info

Uncategorized

La importancia de delegar el liderazgo (y cómo hacerlo)

Los buenos líderes dominan el arte de delegar el liderazgo.

La delegación es un fenómeno simple. Significa que un gerente o líder divide un gran proyecto de trabajo en partes más pequeñas y lo divide entre varias personas. El supervisor mantiene el control mientras que los subordinados también disfrutan de cierta autoridad.

Este simple concepto de delegar el liderazgo tiene grandes beneficios si se hace de la manera correcta. ¡Sigue leyendo para enterarte de todo!

Por qué debería comenzar a delegar el liderazgo

La pregunta principal es, ¿por qué molestarse en delegar el liderazgo? ¿Por qué debería reemplazar su viejo sistema con este nuevo?

Bueno, toma un bocadillo porque la lista es larga.

1. Tiempo eficiente

Se explica por sí mismo cómo delegar el liderazgo ahorra tanto tiempo.

El verdadero problema es que puede utilizar este tiempo ahorrado para muchas otras tareas importantes. Como líder o gerente, siempre necesita más tiempo. ¡Delegar es la magia para conseguir ese deseo concedido!

Muchas cosas pueden ahorrarle tiempo, pero con la delegación obtiene suficiente control para controlar el trabajo o proyecto delegado. Esto le da espacio para permitir que varios proyectos continúen a la vez sin tener que comprometer su atención en ninguno de ellos.

Al mismo tiempo, puedes trabajar en cosas que son de mayor importancia e indelegables.

A la larga, la simple idea de delegar el liderazgo trae inmensos beneficios económicos a la organización simplemente porque el tiempo se administra de manera más eficiente.

2. Empodera a los empleados

¿Sabes cuál es la diferencia entre una organización altamente exitosa y una organización con dificultades? No es el tamaño de la empresa o la eficacia de los empleados.

En cambio, es el trato de la organización a los empleados. El tratamiento en este contexto no significa beneficios y relaciones con los empleados. Se refiere al empoderamiento de los empleados.

Míralo de esta manera:

Hay un individuo extremadamente genial, pero dado que no es el que tiene la máxima autoridad en un entorno de trabajo, sus habilidades están restringidas. Siempre se le dice cómo y qué hacer.

Un día, sus superiores les permitieron tomar el control delegando responsabilidades. Transmiten el resultado final que esperan y el resto depende del empleado. Este empoderamiento pondrá la responsabilidad sobre los hombros del individuo y, como resultado, esta persona pondrá más esfuerzo y productividad de lo normal.

Esta actitud de empoderamiento de la organización hace que los subordinados sientan que tienen el control, lo que fomenta una sana autosuficiencia. Ninguna organización puede tener éxito sin este enfoque.

3. Más habilidades para todos

Piensa en una habilidad en la que creas que eres bueno.

¿Siempre fuiste un experto en esta habilidad? Lo más probable es que hayas necesitado práctica, muchos errores y mucho trabajo para dominarlo.

Lo mismo se aplica a todos los empleados. Una vez que comience a delegar el liderazgo, tendrán la oportunidad de practicar.

Cuando comience a delegar en su oficina, también puede comenzar a realizar talleres de apoyo basados ​​en habilidades. La propia naturaleza de delegar permite a los líderes capacitar a sus subordinados, y los líderes también aprenden de sus empleados.

4. Fomenta la honestidad

La honestidad es algo tan vital, pero nunca se puede forzar. Comunicar comentarios, hacer la tarea, ser puntual, mantener buenas relaciones dentro del lugar de trabajo y todo lo demás necesario para un ambiente de trabajo fluido requiere honestidad.

Lo crea o no, delegar el liderazgo le da a cada individuo el espacio para volverse honesto de buena gana. Es imposible delegar para el líder y completar tareas delegadas por los subordinados sin total transparencia.

Este es un lugar donde la honestidad puede comenzar a convertirse en un hábito y, eventualmente, se convertirá en parte de cada empleado de su organización, todo con la ayuda de la delegación.

5. Más cerebros

Este punto está relacionado con el empoderamiento de los empleados.

Cuando los subordinados toman el control, piensan diferente a los superiores. Es parte de la naturaleza humana que nunca dos individuos perciban la misma información de la misma manera.

Lo que esto significa es que para la misma tarea, más cerebros pondrán sus ideas. Por lo tanto, además de lo que sugiere el líder, el subordinado puede conectar más ideas y producir algo innovador.

6. El liderazgo requiere planificación

Ser líder no es un trabajo fácil. Hay mucho que se necesita para convertirse en un buen líder.

Uno de los deberes más vitales de un líder es planificar. De no hacerlo, no sólo empeora la vida del líder, sino que afecta a todos los subordinados.

Planear y organizar es un trabajo que requiere mucho tiempo. Afortunadamente, delegar deja mucho tiempo para planificar de manera efectiva.

Básicamente, delegar de manera efectiva le permite al líder del equipo hacer lo más importante y enfocarse en el panorama general mientras el resto del equipo maneja las tareas delegadas.

7. Organización de Tareas

Aquí hay algo que todos sabemos pero que tendemos a olvidar con bastante frecuencia:

No todas las tareas son iguales. Algunos son de mayor prioridad, mientras que otros pueden retrasarse. A veces, las tareas específicas surgen más tarde, pero deben completarse antes que todo lo demás.

Esta es la razón por la que los líderes necesitan planificar. Sin embargo, incluso después de toda la planificación, las tareas o proyectos urgentes pueden surgir de la nada.

En tiempos como estos, la mejor salida es delegar el liderazgo. Los trabajos que no requieren el 100% de experiencia del líder pueden ser delegados.

Ahora, la tarea delegada se completará a tiempo. Del mismo modo, cualquier cosa que el líder se quede atrás también puede abordarse con urgencia.

Errores a evitar al delegar el liderazgo

¿No te sorprenden todos los beneficios alucinantes de delegar el liderazgo?

Sin embargo, tenga cuidado porque estos beneficios pueden perderse si comete los siguientes errores. Estos errores comunes de delegación pueden cambiar las tornas y, en lugar de ventajas, la técnica de delegación incorrecta puede dificultarle las cosas.

Exceso de delegación

La delegación es la distribución de la carga de trabajo para que quien delega pueda dedicar su tiempo a cosas más importantes.

Esto no significa que el supervisor deba delegar todo y quedarse ocioso.

Delegar en exceso conduce a un exceso de carga y presión sobre los empleados. Ningún empleado puede desempeñarse lo suficientemente bien bajo un estrés constante.

Además, si delegas más de una tarea simultáneamente al mismo equipo, las cosas se complicarán. Puede delegar varias tareas a la vez, pero asegúrese de distribuir la carga de trabajo entre más personas en lugar de concentrar la presión en unas pocas.

Microgestión

Delegar el liderazgo tiene que ver con compartir el control. Si va a microgestionar cada movimiento de sus subordinados, también podría hacer el trabajo usted mismo.

No solo es agitado para el supervisor, sino que también dificulta las cosas para los subordinados. Debe dar suficiente autonomía y autoridad para que los empleados tengan éxito y completen la tarea.

Falta de comunicación

El hecho de que hayas entregado parte de tu reinado a otra persona no te exime de responsabilidad. Su deber aquí es una comunicación clara.

Siempre que delegues, sé muy claro y no dejes ninguna ambigüedad.

Desde los detalles de la tarea hasta los plazos y el grado de autoridad que se delega, informe al subordinado todos los detalles.

En tiempos como estos, es mejor comunicarse en exceso en lugar de arriesgarse a una falta de comunicación. Además, aclare cosas que suponga que el equipo ya sabe.

Además, no espere que los subordinados hagan todas las preguntas en el acto. A medida que avancen con la tarea, surgirán más consultas. Por lo tanto, esté disponible para brindar el apoyo que su equipo necesita.

Demanda de 100% de perfección

Los humanos siempre cometemos errores. Como líder, también comete errores. Eso no es algo de lo que avergonzarse.

La preocupación aquí es que usted y todos sus subordinados estén dispuestos a aceptar los errores. Seguido de la aceptación de un error está la voluntad de corregirlo.

Debes confiar en los miembros de tu equipo. Déles suficiente espacio para equivocarse mientras realizan la tarea para que no se sientan abrumados por la presión. Al mismo tiempo, tenga la autoridad suficiente para ordenarles que aprendan de su error para que no se repita en el futuro.

En lugar de reprender a su equipo por cometer errores, ofrezca ayuda. Dado que usted es el experto en el lote, sus subordinados esperan aprender de usted.

Elegir a la persona equivocada

La esencia de la delegación es que los subordinados deben hacer un buen trabajo.

Ahora bien, la delegación no convierte mágicamente a todos los miembros del equipo en altamente capacitados. Es su trabajo como líder identificar quién puede hacer qué.

Además, también debe utilizar los 5 niveles de delegación de tareas para asegurarse de que los trabajos asignados se supervisen de acuerdo con el nivel de habilidad de los subordinados.

La distribución aleatoria de tareas hará lo contrario de lo que esperas de la delegación.

Para ahorrar tiempo, debe evaluar previamente a todos sus subordinados. De esta manera, cuando llegue el momento, sabrás exactamente a quién acudir.

Conclusión

No queda ninguna duda sobre la importancia de delegar el liderazgo.

Si es un líder preocupado por la productividad, la presión, la carga de trabajo y el entorno general en su espacio de trabajo, aprender a delegar es un camino beneficioso para adoptar a largo plazo.

¡Evite los errores comunes de los líderes novatos y deje que delegar el liderazgo haga maravillas en su organización!

Más consejos para delegar

Crédito de la foto destacada: Dylan Gillis a través de unsplash.com

Puede que también te guste...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *