the-verve.info

Uncategorized

La importancia de liderar con empatía (y cómo hacerlo)

Ya sea que sea un ejecutivo corporativo o un empresario, necesitará una buena comprensión del liderazgo efectivo. Sin líderes fuertes, todo se derrumba. Los líderes pueden crear estructura y organización y contribuir directamente a la productividad.

Los buenos líderes inspiran a los equipos a prosperar y, en última instancia, afectan los resultados de una empresa. Los líderes emprendedores fuertes gestionan equipos remotos de una manera que conduce al crecimiento del negocio de ese emprendedor. Los buenos líderes te inspiran a ser mejor; los malos líderes te dejan frustrado.

La importancia de liderar con empatía

Una de las claves para un liderazgo efectivo es liderar con empatía. En un momento en que el mundo está aceptando la necesidad de una mayor diversidad e inclusión, liderar con empatía es aún más esencial. La gente no quiere un líder que no los haga sentir representados y escuchados.

La empatía viene del lugar de alguien que no quiere entender a otros seres humanos. Los líderes empáticos cultivan equipos fuertes porque aquellos a quienes lideran se sienten valorados y comprendidos. La empatía, por lo tanto, es una parte integral del liderazgo y el crecimiento.

Por qué los líderes fuertes lideran con empatía

He aquí por qué liderar con empatía es esencial para convertirse en un líder fuerte y cómo convertirse en un líder al que la gente quiera seguir comprendiendo y liderando con empatía. Utilice estas estrategias para convertirse en el tipo de líder que inspira el cambio.

Los líderes empáticos no solo se preocupan, sino que también lideran con una comprensión más intencional de las personas a las que lideran. Liderar con empatía crea líderes carismáticos que los equipos y los consumidores quieren seguir. Es una cualidad de liderazgo irresistiblemente convincente.

Cada uno de nosotros ha experimentado un liderazgo terrible. Si es un profesional de carrera, ha tenido un jefe que microadministraba todo dentro de la organización. El líder te dijo qué hacer, y se sintió como si estuvieran mirando por encima de tu hombro todo el tiempo que lo hiciste. Los líderes microgestionados no inspiran a los que lideran.

Si eres emprendedor, sin duda has tenido un cliente que te brindó la misma experiencia.

Te contrataron porque eres un líder en lo que haces, pero trataron de microgestionarte y apresurarte mientras cumplías con el trabajo. Se sintió desencadenado por los correos electrónicos pasivo-agresivos que intentaban apresurarlo. Quiere ser un buen líder, pero el cliente lo trató como una ocurrencia tardía. No estaban liderando con empatía.

Los líderes empáticos no microgestionan a las personas. Son enfáticos y tratan de entender las mejores formas de interactuar con las personas. Primero son personas porque saben que eso es lo que conduce a una mayor producción. Comprender a las personas produce mejores resultados.

Líderes fuertes y empáticos:

  • Estudia las mejores formas de comunicarte con otros humanos.
  • No microgestione personas o proyectos
  • Equipe a los clientes y equipos con todo lo que necesitan para tener éxito
  • Son diversos e inclusivos en todo lo que hacen.
  • Comprender que las personas están más comprometidas cuando sienten que a un líder le importa
  • Tener un deseo genuino de ver a aquellos a quienes lideran triunfar en la vida.
  • Están comprometidos a aprender cómo pueden liderar mejor

Liderar con empatía hace que los buenos líderes sean mejores. La empatía permite a los líderes entender que la dictadura conduce a equipos amargados e improductivos. Los líderes fuertes usan esto para gestionar el progreso en lugar de obligar a las personas a hacer cosas.

Cómo desarrollar la empatía como líder centrado en el crecimiento

Con una comprensión de la importancia de la empatía en el liderazgo, necesitará saber cómo ser más empático. El crecimiento requiere la voluntad de aprender sobre uno mismo y cómo puede crecer como persona y líder.

Un líder empático es un aprendiz constante. Valoran la educación y el crecimiento personal que proviene de aprender más sobre sí mismos y el liderazgo.

1. Entiende que la empatía viene de la educación

La empatía es un rasgo que se desarrolla cuando ves videos en YouTube sobre cómo liderar con empatía. Aprende más sobre la empatía cuando lee libros de liderazgo que hablan sobre el tema de la empatía en las personas líderes. Puede cultivar la empatía cuando lee artículos (como este) sobre cómo liderar con empatía y comprender a las personas.

Aprender a liderar con empatía crea autenticidad. La gente puede sentir lo que es real y lo que parece fabricado. No mucha gente quiere seguir a un líder que se siente poco auténtico. Hemos visto demasiados ejemplos de liderazgo no auténtico.

La educación del liderazgo y la empatía te enseña a entender a las personas. Ayuda a los líderes a ver que los errores ocurren y que hay lecciones en cada circunstancia. Los líderes empáticos no esperan que aquellos a quienes lideran sean perfectos, eso no es realista.

2. Tenga conversaciones con aquellos a quienes dirige

La única forma real de comprender su impacto y eficacia es preguntar. Necesitas una visión sin filtrar de cuán empático te estás mostrando.

Puede crear encuestas anónimas para que las personas a las que dirige las completen y brinden comentarios honestos. Puede tener reuniones de grupo y hablar sobre lo que está pasando. El punto es tener conversaciones y ver cómo te presentas como líder.

Cuando reciba la información, esté abierto. No te ofendas ni subas la guardia. Los líderes empáticos son oyentes y están dispuestos a hacer cambios que los ayuden a ser líderes más decisivos.

Otra cosa a tener en cuenta es su lenguaje corporal. La mayor parte de la comunicación es no verbal y tu lenguaje corporal podría estar emitiendo una vibra equivocada. Los líderes empáticos son conscientes de lo que dicen y de cómo lo dicen.

Estar completamente presente en lo que dices y haces te ayudará a comunicarte de manera más efectiva y emitir el lenguaje corporal correcto. No interrumpas cuando alguien te está hablando. Deje que su lenguaje corporal comunique compasión y deseo de comprender a las personas.

Valora las conversaciones y los comentarios que puedes recibir como líder. Aprende y haz ajustes. Los líderes empáticos están comprometidos con el crecimiento. No te quedes estancado en una posición que aleje a las personas de querer seguirte.

3. Deja a un lado cualquier juicio

Por mucho que no queramos admitirlo, la naturaleza humana puede ser crítica. Tendemos a juzgar un libro por su portada antes de que hayamos tomado el libro. El juicio es la raíz del odio y lo opuesto a la empatía.

La empatía y el juicio no existen en el mismo plano. Muchos líderes son vistos como dictadores porque lideran desde un lugar de juicio. Es casi instantáneo cuando alguien se siente juzgado. El juicio es repulsivo y no es una buena cualidad de liderazgo.

Ser un líder inclusivo y empático significa que tratas de entender la posición de la otra persona. No forma un juicio hasta que tiene todos los hechos, e incluso entonces, trata de comprender la importancia del contexto.

Somos humanos, y la vida es corta. Aprender a entender la posición de la que viene otra persona te ayuda a convertirte en una persona más empática y en un líder más resolutivo. No puedes saber por lo que está pasando alguien, y la empatía puede marcar la diferencia.

Las personas a las que diriges verán tu deseo de entender mejor por lo que están pasando, lo que hará que quieran seguirte. El juicio puede ser una emoción humana natural, pero puedes dejarlo de lado y abrazar la empatía.

Liderar con compasión, no con dictadura

A los líderes empáticos les apasiona predicar con el ejemplo, no con una dictadura. Cuando las personas se sienten dictadas, es menos probable que quieran tomar medidas. La inspiración proviene de un lugar de empatía, y los líderes empáticos motivan el cambio. Puede ser un jefe sin hacer que aquellos a quienes dirige se sientan mal.

Los líderes que perduran e inspiran a las personas a seguirlos son personas comprometidas con su crecimiento personal. Entienden que para ser un mejor líder, tienen que ser mejores humanos.

Los líderes empáticos dedican tiempo y energía a convertirse en la mejor versión de sí mismos en cada área de su vida. El trabajo de desarrollo personal ayuda a los líderes a ser más compasivos y empáticos.

Invierta tiempo en su propio crecimiento para que pueda liderar desde un lugar de abundancia. A medida que comprenda la necesidad de cultivar la conciencia, verá dónde no ha sido empático. Luego hará cambios y ajustes; todo esto crea líderes más fuertes.

Pensamientos finales

La vida ofrece muchas perspectivas diferentes. Es esencial que los líderes entiendan que cómo nos sentimos acerca del mundo no es la única forma o perspectiva.

Cada uno de nosotros experimenta la vida de manera diferente. No sabemos por lo que alguien más ha pasado o lo que está experimentando actualmente. No sabemos qué determina la forma en que alguien hace algo. Los líderes empáticos tratan de comprender todos los puntos de vista. El liderazgo no es solo nuestro camino o la carretera.

Un buen líder es un líder completo. Los líderes empáticos miden todos los factores de cada circunstancia. Son lentos para hablar y reflexivos en las acciones que toman. Los buenos líderes entienden las consecuencias de no ser empáticos.

Liderar con empatía es una habilidad que puedes y debes aprender como líder. Puede que no sea donde te encuentras ahora en tu viaje de liderazgo, pero si te comprometes a aprender a ser más comprensivo, en última instancia te ayudará a liderar.

Crédito de la foto destacada: Mimi Thian a través de unsplash.com

Puede que también te guste...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *