the-verve.info

Uncategorized

Liderazgo vs Gestión: ¿Es uno mejor que el otro?

Ser un excelente gerente no convierte a alguien en un líder fuerte. Todos nos hemos encontrado con alguien que usa los títulos indistintamente, y puede ser frustrante.

Conocer la diferencia entre liderazgo y administración lo ayuda a comprender su papel en su organización. Al reconocer la diferencia, puede mejorar sus habilidades para que pueda alcanzar su máximo potencial. Saber qué separa a los gerentes de los líderes también puede ayudarlo a descubrir cómo lograr el mejor equilibrio entre las cualidades de liderazgo y gestión.

En este artículo, exploraré las similitudes y diferencias entre líderes y gerentes, y lo ayudaré a descubrir cómo obtener lo mejor de ambos mundos.

¿Qué son el liderazgo y la gestión?

¿Qué es el liderazgo?

El poder de un líder proviene de su capacidad para obtener la aceptación de los demás. Usan su influencia para desafiar las normas y guiar la innovación. Como implica Drucker, los líderes a veces tuercen las reglas para estimular el cambio. Peter Drucker lo expresa acertadamente:

“La única definición de un líder es alguien que tiene seguidores. Ganar seguidores requiere influencia, pero no excluye la falta de integridad para lograrlo”.

¿Qué es la gestión?

Los gerentes se aseguran de que los empleados cumplan con los estándares y se adhieran a las políticas. Se aseguran de que las metas de sus líderes se lleven a cabo. Son capaces y responsables, pero su contribución a las organizaciones es estrictamente reglamentaria.

Los gerentes son las personas a las que se les asigna esta tarea de gestión y, en general, se piensa que logran los objetivos deseados a través de las funciones clave de planificación y presupuestación, organización y dotación de personal, resolución de problemas y control.

Liderazgo vs Gestión

El liderazgo y la gestión tienen características diferentes y tienen diferentes enfoques. Aquí hay 9 diferencias principales entre liderazgo y gestión ilustradas con ejemplos:

Liderazgo vs Gestión: ¿Es uno mejor que el otro?

1. Centrarse en los objetivos y la visión frente a centrarse en las tareas

Los líderes están orientados hacia la visión y los objetivos de su empresa. Miran el panorama general y encuentran nuevas formas de actualizar su visión. Cuando los líderes prueban cosas nuevas, siempre relacionan sus ideas con la misión de la empresa.

Los gerentes son maestros de tareas. Si bien pueden preocuparse por la visión de una organización, su trabajo es apegarse a la política. Los gerentes llevan a cabo las grandes ideas para los líderes de su organización.

2. Véndelo vs. Cuéntalo

Dado que los líderes siempre están en la cúspide de la innovación, deben convencer a los demás de que sus ideas valen la pena. Recuerde, ganan su autoridad animando a otros a aceptar su línea de pensamiento.

Por otro lado, los gerentes no tienen que vender una idea porque su función es hacer cumplir las políticas. Si alguien se pasa de la raya, puede recurrir a los procedimientos. Los empleados hacen lo que sus jefes les dicen.

3. Tomar riesgos vs. Minimizar riesgos

Cada vez que intentas algo nuevo, debes arriesgarte. Los líderes toman riesgos por defecto porque a menudo presionan por el cambio.

Los gerentes se establecen para mantener los riesgos al mínimo. Se aseguran de que los trabajadores hagan lo que se supone que deben hacer de la manera que la empresa les indica. Cuando surgen problemas, un gerente puede llevar el problema al liderazgo para modificar las políticas.

4. Animar vs. Instruir

Las líneas entre la gestión y el liderazgo se desdibujan aquí dependiendo de cómo el gerente aborde sus funciones. En última instancia, los líderes alientan a los empleados a pensar fuera de la caja y ver el panorama general.

Los gerentes suelen tener pautas claras sobre diferentes aspectos de su lugar de trabajo. Pueden brindarte ánimo, pero su trabajo principal es decirte cómo se supone que se deben hacer las cosas. Son la persona a la que recurres cuando quieres encontrar la mejor manera de hacer tu trabajo.

5. Ir contra la corriente versus ir con la corriente

Los líderes deben desafiar a los status quo o bien su organización corre el riesgo de estancarse. Prueban cosas nuevas para ver si pueden ser más eficaces. Trabajan para alinear las políticas de la empresa con la visión de la empresa.

Los gerentes, por otro lado, mantienen la status quo. Están haciendo su mejor trabajo cuando hacen cumplir las pautas establecidas por los líderes.

6. Motivar vs. Aprobar

Cuando intentas cosas nuevas, tu riesgo de fracasar aumenta. Los líderes deben estar motivados y son excelentes para mantener motivados a los demás. Vinculan todo lo que hacen con la visión de la empresa. Cuando una empresa tiene una visión sólida, un líder puede usarla como punto de reunión para inspirar a los empleados.

Cuando administra personas, su objetivo principal es decidir si algo pasa. Los gerentes observan las acciones de sus subordinados y determinan si cumplen con los estándares establecidos por la empresa.

7. Romper las reglas vs. Seguir las reglas

Los líderes tienen que jugar rápido y suelto con las reglas para salir adelante. Las reglas a menudo son demasiado rígidas para permitir la innovación, lo que significa que los líderes con frecuencia las tuercen. Cuando una empresa u organización está gravemente rota, los líderes pueden ignorar las reglas por completo.

Si un gerente quiere mantener su trabajo, se adhiere a las estrategias establecidas por sus superiores. Doblar y romper las reglas socava su posición, lo que puede debilitar a la empresa.

8. Inspirar confianza vs. Esperar control

Cuando alguien te está guiando a través de un territorio desconocido, debes tener un cierto nivel de confianza en ellos. Un líder fuerte es excelente para inspirar confianza para llevar a las personas a lugares en los que nunca han estado.

La autoridad de los gerentes descansa en su capacidad de tener el control total. No tiene que gustarle o confiar en su gerente para hacer lo que le dice. Los gerentes esperan y necesitan control para hacer bien su trabajo.

9. Fomentar ideas vs. Asignar tareas

Los líderes prosperan al hacer mejoras probando cosas nuevas. Fomentan nuevas ideas y el pensamiento libre porque esto apoya sus objetivos. Saben que si pueden alentar a más personas a pensar fuera de la caja, la capacidad intelectual colectiva del grupo impulsará más innovación.

Los gerentes no pueden alentar el pensamiento libre porque no podrían cumplir con las expectativas de la empresa. Decirle a la gente qué hacer es la única forma en que pueden asegurarse de que los empleados hagan lo que se supone que deben hacer de la forma en que se supone que deben hacerlo.

¿Es el liderazgo mejor que la gestión (o viceversa)?

Como habrás notado, hay algunas diferencias marcadas entre líderes y gerentes, pero el liderazgo y la gestión son complementarios. Este video le explicará por qué el liderazgo y la gestión van de la mano:

Los líderes toman riesgos, innovan y cambian las reglas del juego. Los gerentes son mantenedores estrictos del statu quo. Eso no quiere decir que sea mejor ser uno u otro.

Las empresas necesitan gerentes y líderes para funcionar sin problemas. La falta de gestión pone a las organizaciones en riesgo de no cumplir y no alcanzar los objetivos. La falta de liderazgo conduce a una fuerza laboral estancada y sin inspiración.

Los líderes y gerentes pueden existir en extremos opuestos de un espectro cuando se trata de autoridad, pero están en el mismo equipo. Un líder puede tener una gran visión, pero sin gerentes que la lleven a cabo, la visión no se realizará. Los gerentes deben cumplir con los estándares, pero si no están inspirados por el liderazgo, no podrán compartir su visión con la fuerza laboral.

Logre el equilibrio entre liderazgo y gestión

Hay un medio feliz entre el liderazgo y la gestión. En algunos casos, necesita a alguien que se desempeñe estrictamente en uno u otro. Las mejores figuras de autoridad saben cuándo aplicar el liderazgo y la gestión en mayor o menor grado.

Cuándo usar las habilidades de liderazgo

El grado en que puede utilizar las habilidades de liderazgo depende de su fuerza laboral y de la forma de operar de su empresa. Si sus miembros tienen clara la visión y los objetivos del equipo, es más probable que se sientan inspirados por un líder.

Para que una figura de autoridad se incline más hacia el liderazgo, debe poder confiar en que los trabajadores ya conocen y cumplen plenamente las políticas de la empresa. Si constantemente tiene que cuidar a los miembros de su equipo para realizar tareas básicas, será difícil fomentar el pensamiento libre.

Cuando un equipo está formado por personas dedicadas que entienden sus roles, tiene más libertad de acción. Podrán manejar la innovación y la creatividad mientras se mantienen al día con sus responsabilidades. Cuando un líder puede entablar un diálogo con los trabajadores sobre las políticas de la empresa, pueden generar nuevas ideas juntos.

Cuándo asumir el rol de gerente

Cuando eres nuevo en el trabajo, necesitas a alguien que te diga cómo se deben hacer las cosas. Los gerentes son una necesidad absoluta cuando los miembros de su equipo son nuevos. Pueden ayudar a los trabajadores a descubrir cómo hacer su trabajo de la manera más eficiente posible.

Los gerentes también son excelentes para determinar cuánto son capaces de hacer los empleados. Saben que darles demasiadas responsabilidades puede tener un impacto negativo en su desempeño y moral. Salvaguardan la productividad de los empleados al comprender cómo trabaja cada persona y responde al estrés.

Las organizaciones siempre necesitan gerentes que ayuden a los empleados con las dudas que puedan tener sobre su trabajo. El gerente es la persona que puede mostrarle dónde encontrar un procedimiento en el manual. Quitan el misterio del trabajo para que los empleados puedan cumplir con las expectativas de la empresa.

Las organizaciones necesitan gerentes y líderes para alcanzar su máximo potencial. No puedes tener uno sin el otro. Dirigir una empresa formada únicamente por líderes sería como pastorear gatos. Tener gerentes dirigiendo el programa significa que hará mucho, pero nunca mejorará.

Más consejos de liderazgo

Crédito de la foto destacada: pixabay a través de pixabay.com

Puede que también te guste...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *