the-verve.info

Uncategorized

¿Por qué los altos precios de la gasolina tienen más que ver con Wall Street que con la Casa Blanca?

El alto precio de la gasolina se muestra en una gasolinera de Los Ángeles el 24 de noviembre de 2021.

Chris Delmas | AFP | imágenes falsas

Un truco popular en las gasolineras este otoño es colocar una calcomanía con el presidente Joe Biden señalando el precio por galón y diciendo: «Yo hice eso». Pero la verdadera respuesta tiene más que ver con Wall Street que con Pennsylvania Avenue.

La causa raíz de los altos precios de la gasolina de hoy no es la política: es la presión financiera sobre las compañías petroleras de una década de pérdidas de flujo de caja que las ha hecho cambiar de táctica financiera. La inversión en nuevos pozos ha caído más del 60%, lo que ha provocado que la producción de petróleo crudo de EE. UU. se desplome en más de 3 millones de barriles por día, o casi un 25%, justo cuando golpeó el virus Covid, y luego no se recuperó con la economía. Para un sector de perforación petrolera que perdió el 90% del valor de sus acciones desde 2012 hasta principios del año pasado, no ha sido la decisión más difícil del mundo.

Los directores ejecutivos y los directores financieros de las compañías petroleras han enfrentado años de demanda creciente de los mercados por un gasto de capital más disciplinado después de que una ola de desarrollo centrada en el oeste de Texas y Dakota del Norte produjo un flujo de caja libre estimado de $ 10.9 mil millones solo en 2014, en términos generales, operaciones beneficio menos el gasto de capital. Esa fuga de efectivo persistente hizo que las acciones de exploración petrolera de primer nivel cayeran un 90% desde su punto máximo y estimuló las demandas de que las empresas eviten el crecimiento rápido en favor de ganancias más estables y movimientos financieros que impulsen las acciones, como dividendos más altos, más recompras de acciones y deuda reducida.

«Realmente durante la década que terminó en 2019 o 2020, hubo una revolución energética y ¿qué obtuvo el sector energético? Fueron los de peor desempeño en el S&P 500», dijo Rob Thummel, gerente de cartera de Tortoise Capital en Overland Park. Kansas.

Un informe del 6 de diciembre del grupo de defensa progresista Accountable.US dice que 16 de las 24 grandes empresas de energía de EE. UU. aumentaron sus dividendos este año (a través de informes de ganancias del tercer trimestre), mientras que 11 realizaron pagos de dividendos especiales por un total de más de $ 36.5 mil millones de lo que el grupo dice que hubo $ 174 mil millones en ganancias en toda la industria. De hecho, un nuevo truco financiero popular entre las empresas de energía es un «dividendo variable» que permite pagos altos en los buenos tiempos y un pago base pequeño cuando las ganancias son más bajas, dijo Peter McNally, analista de Third Bridge.

El grupo solo encontró $ 8 mil millones en recompras de acciones, pero solo Exxon Mobil y Chevron se comprometieron a recomprar hasta $ 20 mil millones en acciones en los próximos dos años cuando revelaron las ganancias del tercer trimestre. El dividendo anual de Chevron es ahora del 4,7% del valor de la empresa, más del triple del promedio del 1,3% pagado por los miembros del índice Standard & Poor’s 500.

«El sólido flujo de efectivo operativo nos permitió cumplir con nuestras prioridades financieras, incluida la reanudación de las recompras de acciones», dijo el director financiero de Chevron, Pierre Breber, en la llamada de ganancias de la compañía. «La rentabilidad y la eficiencia del capital son esenciales para navegar por los ciclos de precios de las materias primas».

«Los accionistas dijeron: ‘Tienes que darme efectivo'», según McNally. «Ahora las empresas están dirigidas a generar efectivo libre más que crecimiento».

Mucha discusión, incluso en plataformas de redes sociales como Twitter, sobre por qué los precios del petróleo crudo y la gasolina se han disparado se ha centrado en la política, y los seguidores del expresidente Donald Trump afirman que mantuvo bajos los precios de la gasolina antes de que Biden los hiciera subir. Pero si hay líderes políticos para tomar el crédito o la culpa, según Tom Kloza, presidente del Servicio de Información del Precio del Petróleo, las personas más responsables no son los estadounidenses, sino el presidente ruso, Vladimir Putin, y el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed Bin-Salman.

Después de que los precios del petróleo se hundieron en 2014 y 2015, con el precio promedio nacional de la gasolina en EE. UU. alcanzando un mínimo de principios de 2016 de $ 1,72 por galón, la Organización de Países Exportadores de Petróleo se vinculó con Rusia para contener la producción de petróleo, que había superado la demanda a medida que la producción de EE. UU. aumentó a 9 millones de barriles por día en 2016 desde 5 millones en 2008. La demanda mundial diaria ahora es de alrededor de 100 millones de barriles, según un informe del mes pasado de BP.

Los límites de producción del bloque OPEP+ permitieron que los precios del gas subieran ligeramente durante la presidencia de Trump antes de la COVID-19. Incluso cuando la producción de crudo de EE. UU. siguió aumentando, alcanzando un máximo de 13 millones de barriles en noviembre de 2019, los precios de la gasolina, que promediaron $ 2,37 por galón en la toma de posesión de Trump, se mantuvieron entre $ 2,24 y $ 2,92 hasta que Covid los envió a un mínimo de $ 1,77 en abril de 2020. Eso empujó a los perforadores de petróleo de EE. UU. a finalmente reducir la producción a 9,8 millones de barriles por día para febrero de 2021. Mientras tanto, la OPEP+ continuó manteniendo su propia producción casi estable.

“Tienes un cartel que tradicionalmente es tan disciplinado como la bebida de Charlie Sheen, y durante el último año han sido tan disciplinados como las gimnastas olímpicas”, dijo Kloza.

Otra razón es que la inversión en la búsqueda de nuevos pozos alcanzó su punto máximo en 2014 y ha disminuido drásticamente desde entonces, lo que dificulta que los perforadores reaccionen rápidamente ante una economía en mejora. Según los datos de S&P Capital IQ, 27 de los principales productores de petróleo triplicaron el gasto de capital entre 2004 y 2014 a $294 mil millones, y luego lo redujeron a $111 mil millones el año pasado. Una vez que se taparon los pozos viejos, no ha habido nuevos disponibles para llenar la brecha de producción rápidamente, explicó el analista de CFRA Research, Stewart Glickman.

La presión sobre las compañías petroleras para que dejaran de drenar efectivo tomó muchas formas. La caída catastrófica de las acciones petroleras independientes obligó a una serie de fusiones de productores de petróleo independientes, y los mercados de deuda se volvieron más cautelosos con las compañías petroleras, lo que obligó a los productores a prestar más atención a las demandas de estrategia financiera de los accionistas.

“En efecto, los accionistas [had been] subsidiando el precio global del petróleo», dice Raoul LeBlanc, analista de IHS Markit.

Plataformas de perforación de petróleo inactivas en la nieve en un lote cerca de Midland, Texas, EE. UU., el sábado 13 de febrero de 2021.

Mateo Busch | Bloomberg a través de Getty Images

Las gerencias de las compañías petroleras más grandes como Oxy, ConocoPhillips y otras son fiscalmente más conservadoras que las independientes que asumieron, dijo LeBlanc. En lugar de mantener cargas de deuda de 2,5 veces sus ganancias anuales antes de deducir intereses y cargos de depreciación y amortización no monetarios, o EBITDA, algunas empresas apuntan a cargas de deuda de 1 vez EBITDA, dijo.

Sobre todo esto se encuentra la presión de los inversionistas conscientes del medio ambiente para reducir las emisiones de carbono, y la conciencia de que la demanda de gasolina probablemente se erosionará a medida que los autos eléctricos se vuelvan más populares. «Las empresas no saben adónde va esto y no confían demasiado en el futuro», agregó LeBlanc.

Con el crudo aún a $70 el barril, incluso después de una gran caída causada por la aparición de la variante omicron de Covid-19, parecería haber mucho espacio para impulsar la producción con muchas áreas de los EE. UU. rebosantes de petróleo que costaría $50 o menos para producir, según los datos de IHS Markit. Y, de hecho, la producción se recuperó a alrededor de 11,7 millones de barriles por día, lo que ayudó a impulsar una caída de 11 centavos en los precios de la gasolina en el último mes.

Pero la parte más conspicua del aumento de la producción provino de productores cuyas acciones no cotizan en bolsa, según los expertos. Las empresas de exploración de petróleo y gas de propiedad privada se están moviendo más rápido porque no tienen la presión de los accionistas del día a día que ha hecho que los directores ejecutivos y directores financieros de las compañías de perforación más grandes cambien sus tácticas. Una señal de que la presión sigue funcionando: la cantidad de pozos petroleros de EE. UU. que se han perforado pero que no están completos o que no están listos para comenzar a bombear, aún ha disminuido más del 30% desde 2018, según datos del gobierno.

La pregunta es cuánto durará la restricción de las compañías petroleras que cotizan en bolsa. Glickman apuesta a que será duradero, con un gasto de capital de alrededor de $135 mil millones el próximo año, menos de la mitad del nivel de 2014. Kloza sospecha que la disciplina se romperá antes, lo que ayudará a que los precios de la gasolina sigan cayendo.

La peor combinación para los compradores de gas sería una rápida recuperación de omicron, seguida de un aumento en la actividad económica y un bajo gasto continuado. Eso podría llevar los precios de la gasolina a $4 por galón nuevamente si la economía es fuerte, según Glickman, mientras que McNally dijo que los consumidores podrían beneficiarse de un aumento reciente en los inventarios de gasolina.

Para los accionistas, la perspectiva es de más aumentos de dividendos para proteger las ganancias de 2021 en acciones de energía, seguidas de recompras de acciones en lugar de sumergirse en nuevas perforaciones y, en última instancia, un cambio en la inversión hacia el futuro que muchas empresas ya han telegrafiado.

“Comenzarán a gastar gastos de capital en descarbonización”, dijo Thummel. «Para que estas empresas logren que los inversores regresen, debe mostrar un negocio sólido que genere flujo de efectivo. Es una especie de historia de prueba para la industria».

Puede que también te guste...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *