El innegable atractivo de los entornos anacrónicos

Lo primero que noté sobre “The Order: 1886” cuando Sony lo presentó por primera vez a la sociedad hace unos años fue el atractivo escenario en el que se permitieron mezclar el Londres del siglo XIX con inventos y tecnologías basados ​​en su propio progreso. de las últimas décadas (los seres fantásticos que se interponen en el camino ya son un regalo). La idea no es particularmente nueva, pero Ready at Dawn y SCE Santa Monica Studio, los estudios responsables de su concepción, lo resuelven con particular gracia, invitándonos a dar un paso hacia uno de los enfoques históricamente incorrectos más creíbles que podríamos disfrutar en un videojuego.

Esta acción-aventura para PS4 sale a la venta hoy para llevarnos directamente a esta versión alternativa de la ciudad del Támesis. Esto marca un nuevo hito en la tendencia de apostar por los escenarios plagados de anacronismos deliberados que han sido tan útiles con títulos de todo tipo, un recurso de diseño muy jugoso porque nos permite romper las reglas de lo convencional y activar vívidamente nuestra imaginación con el mero hecho de reubicar recursos familiares. Repasaremos los ejemplos más característicos de esta categoría.

Los anacronismos son un recurso de diseño muy jugoso porque nos permiten romper las reglas de lo convencional y activar nuestra imaginación.

BioShock, tanto en el mar como en el cielo

Choque biológico 1

Una de las referencias más recientes y a la vez más creíbles en la categoría de anacrónicos en los últimos tiempos es sin duda la marca “BioShock”, para la cual su ambientación funciona como un personaje más con vida y carisma propios. Nuestra primera visita a Rapture reveló un verdadero entorno de pesadilla, donde las formas y la estética de los Estados Unidos de la década de 1950 se mezclaron con máquinas steampunk e inventos de un futuro que esperamos nunca llegue. La sociedad submarina creada por Andrew Ryan mezcló la cultura posterior a la Segunda Guerra Mundial con modificaciones genéticas de morales dudosas, drones de vigilancia groseros y los grandes papás característicos con sorprendente facilidad.

Después de repetir y refinar la fórmula en ‘BioShock 2’, Ken Levine y su equipo cambió por completo el juego al llevarnos a los cielos de Columbia, una ciudad flotante construida a finales del siglo XIX. Esta reversión de la franquicia hizo que las contradicciones en ‘Infinite’ fueran más evidentes y, si es posible, aún más encantadoras. Era difícil resistir el contraste entre una cestería estética que tipificaba hace más de un siglo y unos medios mecánicos que aún hoy se pueden utilizar como pistas, sabiendo que todo esto sucedía en una ciudad imposible en las nubes.

Final Fantasy, clásicos del futuro y pasado moderno

Fantasía Final

La saga ‘Final Fantasy’ ha confiado en este tipo de soluciones durante años para añadir magia y personalidad a cada uno de sus capítulos. El hecho de que cada uno de ellos se presente como nuevo ofrece a los responsables del cambio dejar volar su imaginación y crear mundos en los que el objeto teóricamente más extraviado encaja armoniosamente en el conjunto.

En este sentido, podemos decir que la saga se ha dividido en dos grandes tipos de contextualización aparentemente opuestos: aquellos con un acabado eminentemente medieval, donde la nota de color se potencia con la adición de mecanizaciones más avanzadas en comparación con otros personajes futuristas innegables, como aquí y desde que las pinceladas de la imaginación se lanzan en su forma más tradicional. Es cierto que esta no es una regla de oro para sus creadores y que algunos títulos no quisieron ir por ese camino, pero la mayoría lo son ‘Fantasía Final’ que han probado suerte con estos anacronismos opuestos. ¿Qué modalidad te gusta más?

Monkey Island, piratas implacables

Isla de los Monos

Si bien la mayoría de los ejemplos reflejados en este artículo recurren al anacronismo para lograr una personalidad más pronunciada y sin ceder por ello para provocar una falsa sensación de credibilidad, también hemos visto casos en los que estos elementos fuera de lugar se buscan exactamente. que sea lo más impactante y descontextualizado posible. En tales situaciones, lo principal es encontrar el toque humorístico de lo imposible en el chillido de la greguería visual.

Esta forma intransigente de entender el entorno es muy característica de ciertos juegos de aventuras que son particularmente pronunciados en la serie ‘Monkey Island’. Aparatos o muebles que necesitarían electricidad cubren estas islas caribeñas en un momento en el que, por supuesto, esto estaba lejos de ser una realidad. Junto a ellos, completan numerosas referencias cómicas a la cultura popular que tardarían otros tres siglos en completar el escenario desquiciado y real de la querida saga pirata.

Ladrón, sombra de la industrialización

Ladrón

La saga ‘Thief’, como tantos otros casos, juega con el fuerte atractivo del steampunk, pero en lugar de tomar un marco más común para esta forma de fantasía como la época victoriana, ‘The Order: 1886’, el famoso Die, fue La colección de juegos de Infiltración elegida nos remonta aún más al pasado, a finales de la Edad Media, cuando un …

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *